Construyendo caminos de lucha

_MG_0323La UJC está de Congreso, los días 26, 27 y 28 de Junio se estará llevando a cabo la máxima instancia democrática y de dirección de la juventud comunista. No es poca cosa, se trata del tercer congreso que se desarrolla dentro del proceso de recomposición de la UJC, iniciado a mediados del año 2003, y del XV en todo su recorrido histórico. Se lleva a cabo en el medio de otro enorme acontecimiento para la juventud uruguaya y el pueblo todo, la UJC cumple 60 años de lucha, compartiendo aniversario con el histórico XVI Congreso del Partido Comunista. Nada más y nada menos. El XV Congreso de la UJC tiene enormes desafíos que debemos encarar para hacer avanzar más decididamente el proceso de transformaciones. Entre ellos, el de realizar síntesis política y organizativa de las luchas juveniles de los últimos años, y al mismo tiempo trazar caminos de lucha con horizonte estratégico y perspectiva revolucionaria.

Todo esto en discusión hacia la propia interna de la UJC, pero sin perder de vista que es necesario romper las barreras simbólicas de la organización para discutir a lo largo y ancho del país con los jóvenes uruguayos. De nada serviría tener un documento preciso, auto referencial y complaciente. El material debe continuar un camino de amplitud y apertura, para que sea discutido y apropiado por el campo popular, particularmente por el sector juvenil.  Como parte de este proceso, es importante destacar que en el Congreso participaran jóvenes comunistas de distintas partes del país, de diferentes edades, experiencias de vida y de lucha.

Ya son decenas y decenas los jóvenes que discutieron las tesis y elaboraron propuestas para enriquecerlas. Esto pasa inadvertido para la derecha, y es lógico, porque estar discutiendo sobre los grandes “asuntos” del país, sobre nuestra realidad juvenil, y la perspectiva estratégica para llevar a cabo los sueños de toda una generación, se da de frente con lo que ellos afirman desesperadamente: “los jóvenes están lejos de la política, los jóvenes no discuten, los jóvenes no participan”.

1484526_825912094130357_1861047931849852192_nPara el desconsuelo de la derecha, el XV Congreso encuentra a la UJC en su mejor momento político-organizativo desde que se lanzó el proceso de recomposición. Esto lo afirmamos al calibrar el ascendente nivel de incidencia en los espacios neurálgicos del movimiento juvenil, más precisamente en el movimiento estudiantil y sindical. Indudablemente hoy, la incidencia de la UJC es mucho mayor a la de años anteriores. Estos avances responden a varios factores, entre los más importantes se encuentran la recuperación de una perspectiva revolucionaria de lucha junto a la recuperación de una metodología de trabajo capaz de contribuir al despliegue de los objetivos históricos. Ambos elementos son inseparables y merecerían mucho más que un par de renglones para desarrollarlos.

Lo dicho no quiere decir que esté todo resuelto y en plena armonía, muy por el contrario. Somos plenamente conscientes de las dificultades y retrasos que la organización aún tiene. Entre otras cosas porque cada avance de la UJC supone nuevos desafíos y por ende nuevos problemas a resolver por parte de su dirección y por el conjunto de la juventud comunista junto a los jóvenes uruguayos. Pero sería injusto dejar de mencionar los avances que no son pocos. Haciendo un breve repaso de lo sucedido en la coyuntura nacional desde el 2010, año en que se realizó el XIV Congreso, es imposible no hablar del papel jugado por la UJC en el escenario político nacional.

Primero saliendo con firmeza y convicción a enfrentar la propuesta de Bordaberry y de toda la derecha criolla de bajar la edad de imputabilidad. No hubo centros de estudios, obras, talleres, o barrios en los que hubiera jóvenes comunistas, en los que no se hayan realizado charlas, debates,  o asambleas para discutir sobre la baja de imputabilidad, posicionarse en contra de la iniciativa  y asumir un compromiso en la construcción de un nuevo Uruguay para niños y jóvenes. Segundo, forjando puentes de solidaridad con la gurisada mas pobre junto a las brigadas solidarias, recorriendo los barrios y estando donde había que estar, haciendo de la solidaridad no una linda evocación discursiva, sino transformándola en acción comunitaria. Tercero, estando en los centros de estudiantes, gremios, sindicatos y comités de base defendiendo la educación pública, peleando por la universalización,  calidad y contenido transformador de la educación de cara a la emancipación popular. Para ello se trabajó en aumentar y mejorar la participación estudiantil construyendo confianza y canalizando la rebeldía aislada en jornadas de lucha en la calle. Cuarto, fue determinante el papel de la UJC en la aprobación de la regularización de la marihuana, del matrimonio igualitario y de la ley de empleo juvenil. Como así también lo fue el enorme despliegue llevado a cabo para mantener viva la memoria, resistiéndole al olvido y a la impunidad. Por último, desplegamos una campaña electoral decisiva que contagió de alegría al pueblo uruguayo, colocando siempre certezas y confianza en nuestro pueblo frente a las dudas y a los pronósticos apocalípticos de las encuestadoras.

Fue todo eso y más, como parte de un recorrido integral que condujo indudablemente al avance en democracia. Ahora de lo que se trata es de conjugar toda esta rica experiencia en una síntesis que potencie al movimiento juvenil y lo eleve al máximo junto al movimiento popular. El desafío actual es unir, nutrir y vertebrar el movimiento juvenil en todas sus expresiones, construyendo trazados programáticos comunes que impulsen a grandes sectores juveniles a la lucha por la concreción del programa popular. La base política y social forjada en torno al No a la Baja puede contribuir en este sentido, convirtiéndose en instrumento de lucha para seguir defendiendo la juventud uruguaya. Puede también ser el gran nucleador programático. Depende en gran medida de lo que hagamos los jóvenes de la roja estrella. En eso estamos, como ayer, hoy y siempre, la UJC dice presente asumiendo su papel en la historia.

Por: Gerardo Núñez Fallabrino

Tomado de EL POPULAR Nº 312

Anuncios

Un pensamiento en “Construyendo caminos de lucha

  1. Al partido salud aca esta la juventud añoranzas pero siempre firme hasta los 60 hoy 67 la salud me quito la militancia desde Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s