Lucía: “Compromiso, propuestas y no promesas”

_MG_0035hghLucía Topolansky recibió a EL POPULAR en la chacra de Rincón del Cerro donde vive con José Mujica el domingo bien temprano. “Entren, hoy no podemos hablar afuera”, dijo entre sonrisas, y tenía razón.

Mate de por medio transcurrieron más de dos horas de conversación donde no quedó temas sin tocar. Las diferencias con la derecha, el balance de 25 años de gobierno del Frente Amplio en la capital, las “propuestas y no promesas”, la limpieza, el transporte, las calles y la vialidad, el saneamiento, las plazas, la relación con los trabajadores, las tercerizaciones. Todo.

 Este el resumen de la charla con una mujer apasionada por la política y por la lucha por transformar la sociedad, pero también apasionada con la ciudad donde vive, que conoce y quiere y lo transmite con mucha intensidad. Ex presa política, militante política y estudiantil, estudiante avanzada de arquitectura y urbanismo, edila departamental, presidenta de la Junta Departamental de Montevideo, diputada por la capital, senadora y ahora candidata a la Intendencia de Montevideo.

 -Estamos culminando el proceso electoral que tuvo dos muy importantes victorias de la izquierda y que se cierra con estas elecciones municipales. ¿Cuál es el balance de este proceso?

 Es verdad. Es el fin de un proceso de elecciones, se hizo una separación en el tiempo de las municipales con lo que nosotros no estuvimos de acuerdo, pero hay que cumplir con ese mandato. Y se quiere presentar la elección municipal como si las intendencias fueran solo un asunto de administración, de gestión y no se piensa en gobierno municipal. Siempre pongo este ejemplo: si hay un alcalde en Pueblo Ansina, y viene algún problema con la venta de ganado y la forestación, que son las actividades principales del departamento de Tacuarembó, y eso genera desocupación. Si el Alcalde no está enterado de lo que pasa en política no va entender como relacionarse mejor con sus vecinos y tirar algunas líneas para solucionar ese tema. Si el Alcalde es nada más que alguien que se preocupa por las calles, el alumbrado y la recolección de residuos, que por supuesto tiene que hacerlo, pero si no está en un marco global de lo que está pasando en el país, no va a poder dar respuesta. Reducimos la política a una oficina, a algo muy pobre, donde habrá o no habrá respuesta. Ahora, si se encara lo municipal como un gobierno, donde además de cumplir el ABC de las Intendencias, alumbrado, barrido y calles, tenemos la mirada social, nos ocupamos de la vivienda, de la salud, de la participación, de generar ciudadanía, es otra cosa. Si no miramos todo eso no le vamos a dar respuestas a la gente. Las respuestas las podemos dar si hacemos una mirada integral.

 Entonces gestión claro que sí, administración claro que sí, pero es gobierno, que incluye eso pero es mucho más. Es acción política, es programa de gobierno, es construcción social de ciudadanía. Es allí que en estas elecciones municipales también se expresan dos visiones de país, por eso es tan importante que se vote Frente Amplio.

 -Desde la oposición se cuestiona la ausencia de logros en 25 años de gobiernos del Frente Amplio en Montevideo, ¿Cuál es el balance?

_MG_0027hgh Hay cosas que vinieron a Montevideo de la mano del Frente Amplio, y son tantas, que a veces nos vamos olvidando. Porque hoy una muchacha o un muchacho que nació bajo el gobierno frenteamplista y es votante, porque dan los tiempos, puede creer que siempre hubo descentralización, cuando antes todo pasaba por 18 y Ejido y tenías que tener además un amigote para que te hiciera los trámites. Puede olvidarse de que en este país murieron estudiantes luchando por un boleto gratuito. Ahora a nadie se le ocurre pensar que no haya boleto gratuito para los estudiantes. Pero eso costó toda una lucha y costó vidas. El otro día andaba por Bella Italia y le decía a los vecinos, allí hay una calle que se llama Susana Pintos, que recuerda todas esas luchas.

 Era impensable que se pudiera hacer un llamado a concurso para ocupar cargos, o un sorteo para cargos de menor calificación, o que se incorporaran oportunidades para los discapacitados. Eso era impensable en la Intendencia de Montevideo. Se creó la Unidad de Montevideo Rural para pensar esta zona del departamento específicamente, en el marco de la cual funciona una escuela de UTU de formación agraria. Se hizo el Plan Riego, el Plan Alfalfa, el Plan Tomate, es decir se organizó. Tratando de que la población rural tuviera un interlocutor.

 Todos los gobiernos del Frente Amplio en Montevideo han hecho transformaciones, todos, el de Tabaré, los de Mariano, el de Ricardo, el de Ana, tan atacado y que ha hecho tanta cosa y tan bien. Tienen defectos, claro, pero cambiaron la ciudad.

 Cuando la crisis del 2002 sucedió una cosa muy importante, el Frente Amplio estaba en la Intendencia y mediante algunos contratos con cooperativas, con algunos llamados, acolchonó en la medida de sus posibilidades, la desesperación por trabajo que había en Montevideo. A su vez dio un servicio fuerte desde las policlínicas, hizo lo que pudo en vivienda y todo eso fue una mano tendida. Fue solidaridad en medio de una crisis en la que la gente salía de mañana a trabajar y no sabía si volvía con trabajo y eso generaba una angustia generalizada. Si bien la Intendencia en ese momento tuvo un problema, hizo un contrato que no lo pudo cumplir porque no le dio la plata; eso después se subsanó porque ese juicio se pagó. Pero en medio de esa crisis la Intendencia del Frente Amplio tuvo una actitud solidaria frente al montevideano que no hubieran tenido otras administraciones.

 Estamos absolutamente seguros de esto, o si hacían un gesto solidario era para sus correligionarios, con el dedo y con la tarjeta de recomendación política. En ningún momento la Intendencia del Frente Amplio preguntó que votaba la gente a la que había que apoyar. Socorrió a algunos barrios mitigando algo que fue muy duro. Por ejemplo con los merenderos, en ese momento hubo una cantidad enorme de merenderos y eso permitió que la población de Montevideo pudiera más o menos capear el temporal.

La Intendencia del Frente Amplio no discriminó por barrio, ni por el color de voto, hizo frente a la necesidad. De allí surgieron algunas políticas muy firmes, algunas siguen hasta el día de hoy, otras ya no fueron necesarias en la medida que el Frente Amplio ganó el Gobierno nacional y apareció el MIDES.

 Los tres primeros gobiernos municipales del Frente Amplio tuvieron un gobierno nacional de otro partido y la partida para Montevideo prácticamente no existió, los aportes patronales en Montevideo eran más altos que en el resto de las intendencias, además de que Montevideo tiene tareas como el saneamiento que son de esta Intendencia y de ninguna otra.

 “La ciudad más saneada de América Latina”

– El Saneamiento es uno de los temas en los que los gobiernos del Frente Amplio han hecho más, ¿Cuáles son las principales obras y cuáles las propuestas?

_MG_0020hghLa Intendencia tiene un plan, Montevideo va a ser la ciudad más saneada de América Latina y quien tiene saneamiento no se da cuenta, pero quien no tiene y empieza a tenerlo si se da cuenta, la diferencia entre un pozo negro y el saneamiento es un abismo. Desde el punto de vista de la salud, hasta lidiar por con la barométrico.

Pero además, cosa que no se dice mucho, este Plan de Saneamiento promovió la limpieza de las playas. Yo recuerdo a las playas antes del primer gobierno frenteamplista en Montevideo: podías encontrar cualquier cosa. No solo no se limpiaba la playa en sí misma sino que en la medida que no estaban los caños colectores encontrabas lo que pidieras.

 Todas las madrugadas hay una cuadrilla de la Intendencia que espuma las playas, vacías las papeleras, pone la vegetación que es para evitar que la arena se vaya; y a su vez, la construcción de los caños colectores deja el agua en condiciones de bañarse. El agua de las playas uruguayas, y Montevideo tiene kilómetros de costa, es certificada por calidad. Toda esa tarea que está relacionada al saneamiento la hace la Intendencia. La Intendencia tiene crédito porque es buena pagadora entonces los organismos internacionales no tienen ningún problema en prestarle. En este caso es un préstamo del BID pero hay de otras organizaciones. Esto habla de una conducción de las finanzas de la Intendencia. Cuando se cumple la obra para la cual le hicieron el préstamo, con el control del organismo que prestó que te manda técnicos; cuando se paga en tiempo y forma los retornos que hay que pagar; la Intendencia queda evaluada como que administra bien y tiene posibilidades de más crédito. Por eso cuando se firma el Convenio del Saneamiento IV junto con eso se negocia el Saneamiento V y el Saneamiento VI, que ya son una realidad. ¿Eso se logró porque hubo un milagro? No, eso se logró porque el BID vio que había una administración que venía haciendo un Plan de Obras y cumpliendo. El diseño es que termina una etapa y empieza otra y cuando termina esta empieza la última. Eso le al montevideano la certeza de que, más tarde o más temprano, todos vamos a tener saneamiento.

 Vialidad y transporte

 -Otro de los rubros centrales es el de las calles y el transporte. También centro de críticas de la oposición. ¿Cuáles fueron las principales obras y que se plantea para adelante?

 La segunda obra en tamaño tiene que ver con la vialidad, aunque todavía hay calles que hay arreglar. El país estaba muerto, una iba por la ruta 1 y podía ir a cualquier velocidad porque no pasaba nadie. De mi casa al centro demoraba 15 minutos. Ahora tengo que salir con 40 minutos de antelación porque hay camiones, camionetas, es decir, la producción la ves circulando, ves lo que el país se levantó. Y toda esa afluencia de camiones ha traído problemas en el pavimento e incluso en el saneamiento más viejo, que es de Centro y Ciudad Vieja.

 -Sí, tenemos un ejemplo con el reciente hundimiento de una parte de Agraciada en la zona de Arroyo Seco.

 Exactamente, se van hundiendo porque eso que se llama la red Arteaga no tiene hormigón armado, era hecha con ladrillos, es una obra de arte de la ingeniería, pero no resiste. Además no resiste la ciudad que entren tantos camiones con trailer y demás. Entonces, se están haciendo dos licitaciones para hacer playas de trasbordo; una va a estar en Tomkinson y Ruta 1 y la otra en la Perimetral y Camino Fuqué. Estas playas de trasbordo están pensadas para que los camiones lleguen y pasen la carga a vehículos más pequeños y sean esos los que ingresan a la ciudad. Porque que sucede, vos arreglas una calle y siempre el camionero va a ir hacia allí, porque cuida su camión y no tengo nada contra eso, pero no me permite avanzar en el plan de obras, porque van afectando lo que se arregla. Nosotros tenemos que adaptar la ciudad al desarrollo que está teniendo el país.

De todos modos se han hecho una cantidad de obras, Santa Lucía, Carlos de la Vega, Carlos María Ramírez, Agraciada. Bulevar Artigas, de lo que la gente no habla, pero se ha hecho un ensanche muy importante, una obra además en la que, es bueno decirlo, la licitación la ganó una empresa del interior, son unos muchachos jóvenes, y organizaron tan bien los desvíos que nunca colapsó. Ni aún en el momento más embromado. Porque las obras, mientras se realizan, siempre traen un perjuicio para la gente, pero allí lo organizaron de tal modo que siempre se pudo circular.

Ese ensanche era fundamental porque Bulevar Artigas es uno de los accesos para la Ruta 1.

 La Intendencia del Frente Amplio quiso abordar obras en Belloni, hubo un préstamo que la oposición, el Partido Nacional no quiso votar. Cuando los préstamos entran en el último año necesitan mayorías especiales en la Junta Departamental. No la dieron, quisieron actuar contra el Frente Amplio pero fue contra los vecinos, los perjudicados fueron los vecinos.

Esta obra hay que continuarla, por eso ese tipo de consignas “Cambiemos todo”  es incomprensible, y con el BID se pueden negociar esos 70 millones de dólares.

 Y si bien es verdad que el Corredor Garzón tiene defectos no es para arrancarse los cabellos. Los problemas tienen arreglo, hemos estudiado el tema en profundidad, por un celo de seguridad se puso más cantidad de semáforos de los que necesitaba el Corredor. Cuantos más semáforos pongo es más difícil la velocidad del tránsito. ¿Qué sucede? Cuando hay un accidente el vecino pide semáforos y lomo de burros, pero otros me dicen, tengo que ir rápido. Entonces hay que resolver esa contradicción. Allí habría que eliminar algunos semáforos y hacer lo que se llama la Onda Verde, semáforos inteligentes que se regulen con el flujo. Ya lo encaró la administración que termina, eso se puede hacer. Después hay un problema con los giros que también es solucionable.

También hay que coordinar muy bien, y aquí tiene que funcionar muy bien el acuerdo metropolitano, porque los ómnibus de Canelones tienen que ingresar por el Corredor. El Corredor tiene que ser para el servicio colectivo público de transporte. El problema que yo le veo mayor, pero no es imposible, es la ubicación que le quedó a la terminal. Allí pesó que esos terrenos se los donaron a la Intendencia, cuando uno trabaja con dineros públicos y es responsable, y el dinero de Montevideo es de todos los montevideanos, trata de que el gasto sea los más óptimo posible, entonces primó el ahorro sobre la ubicación.

 Nosotros estamos desarrollando una propuesta de transporte que va a redundar, no solo en el costo del boleto, sino en una cantidad de mejoras y con el boleto prepago, que va a salir más barato, yo me puedo subir y bajar donde se me antoje, hago mi propia combinación, por tanto las terminales de trasbordo empiezan a tener un sentido diferente. No que se vayan a eliminar porque son necesarias, pero va a funcionar el sistema más como el boleto de dos horas, donde yo me bajo y subo al servicio donde me conviene con la combinación que me conviene. Entonces yo creo que hay que repensar si seguimos con la terminal allí o trasladamos a otro lado. Los que saben dicen que el punto óptimo es la Plaza Videla, porque es el corazón de Colón, y al espacio actual hay que darle un destino, que se le puede dar perfectamente, ya hay algunas cosas pensadas. Así que el drama no es tal. Todas las ciudades modernas tienen corredores, basta ir a Brasil, a Argentina, para no irse muy lejos, algunos son centrales y otros laterales, eso depende del diseño y de la ciudad. Allí se hizo una tormenta en un vaso de agua.

 En realidad el problema mayor del tránsito está en la cantidad de vehículos nuevos. Promedialmente en el Uruguay entran en circulación 180 vehículos nuevos por día y más o menos la mitad son en Montevideo. Aquí no estoy contando las motos, si esto es así, voy a tener problemas de tránsito aunque le rece a San Cono, porque la ciudad está diseñada de otra manera.

 Y tampoco puedo ir a soluciones fáciles o parciales. Por ejemplo, el caso de Rivera, que es una de las calles más colapsadas, si la flecho en un sentido o en otro a los que van para el otro lado les tengo que dar una vía alternativa, hay que mirar Rivera claro, pero también la Rambla, Avenida Italia y Camino Carrasco. Hay que ver como se ordena todo el mapa porque si no el mapa se me colapsa igual.

 Entonces viene algo muy importante que es hablar de urbanismo. Se olvidan muchos que en la Universidad de la República, en la Facultad de Arquitectura, se estudian los problemas de las ciudades.

 -Tú estudiaste allí.

 Sí, yo estudié allí, por eso lo digo con propiedad y lo afirmo. ¿Qué estudias en la Facultad de Arquitectura? Estudias como es la circulación de una ciudad, como se entra, como se sale, como se organizan las zonas, como colocar las zonas industriales para que no choquen con las zonas de habitación, los centros educativos, los centros de la ciudad como deben estar distribuidos. Si tenes, como en Montevideo, un puerto, cuál es la relación ciudad-puerto. Todo eso en un territorio, eso se llama Ordenamiento Territorial. También las construcciones en relación a los espacios verdes que deben estar acondicionados para el uso ciudadano. Porque uno gasta parte del día en espacios privados, como su casa o el lugar de trabajo, pero hay cantidad de horas que se desplaza por el espacio público, y los dos espacios tienen que estar en condiciones. Si no miramos eso, nosotros vamos a solucionarle el tema a un pedacito de la ciudad y vamos a desconocer el resto. Esto sucedía así hasta que vino el gobierno del Frente Amplio.

 Montevideo rural

 -A veces se tiene a pensar Montevideo solo como la parte urbana, se ve eso en el debate de la campaña. Hay una parte rural muy importante. ¿Qué se ha hecho y que se propone?

 Yo vivo en esta zona rural, Rincón del Cerro, y los vecinos acá lo dicen con todas las letras: nosotros no existimos para ningún gobierno de Montevideo hasta que llegó el Frente Amplio. Porque parecía que esta zona no precisaba que le arreglaran ningún camino, no tenía ningún servicio municipal. Ahora hubo un Plan de caminos, otro de zanjas de desagüe, se han iluminado algunas arterias, los caminos principales por donde sale la producción de la zona y pasan los ómnibus se han hecho con otro tipo de pavimento, se reflotaron un par de policlínicas que estaba agónicas.

 En esta zona, en lo productivo, cambió mucho todo lo relacionado con el Mercado Modelo. Empecemos con un ejemplo, si será buena la gestión del Frente Amplio que cuando hubo un incendio allí, fue un jueves o un viernes a las tres de la tarde que empezó, primero había que apagarlo, pero también había que tratar que al otro día de madrugada la operativa no se parara. Si la operativa se paraba había una cantidad de trabajo que se paraba, y además, la mesa de las familias montevideanas se iba a ver afectada por la falta de hortalizas y frutas. En ese momento el Frente Amplio tomó medidas drásticas. Por medio de unos decretos ocupó unos terrenos, armó con el apoyo del Ejército unas carpas gigantescas y organizó la operativa del Mercado. No se perdió un negocio de compra venta. Los feriantes y los que tienen verdulería pudieron ir a comprar y los productores pudieron ir a vender. Eso fue hecho por el gobierno del Frente Amplio, estaba Mariano de intendente, y se solucionó un problema grandísimo, no solo para la zona rural y la producción, sino también para el barrio donde está el Mercado.

 El Frente Amplio fue el primero que se ocupó de los trabajadores que llaman “los ronda” que son los que trabajan en el Mercado, en toda la seguridad. Se ocupó de que los changadores del Mercado tuvieran su policlínica, no había, y por el tipo de trabajo hay siempre un marco de accidentalidad, un cajón que cae, tiene que haber permanente un servicio de policlínica, no lo había y el Frente Amplio lo puso.

Se transparentó la comercialización, se colocaron las pantallas para ver como se formaba el precio. Hubo una cantidad de mejoras en el Mercado que te redunda en la calidad del servicio y en la mesa de la gente. No había control de si a un producto, papa u otros, se le había puesto un conservante, ya se había cumplido el tiempo de espera para que fuera apto para el consumo humano, el Frente Amplio lo puso. Eso no existía.

 Limpieza y medioambiente

 -Otro de los puntos que se critica mucho es el de la limpieza. ¿Cuáles son los avances y que queda por hacer?

 Ahora por algún basural que va quedando o algunos desbordes en los contenedores se pone el grito en el cielo, pero yo recuerdo bien los basurales endémicos que tenía Montevideo, por todos lados. El Frente Amplio fue por varios caminos, porque partió de una situación muy caótica en ese rubro. Primero, la concepción de Medio Ambiente, que incluye saneamiento, recolección de residuos y limpieza de la ciudad. Es todo un paquete y hay que mirarlo todo junto. En este momento la Usina de Felipe Cardozo, con todas sus sub usinas, no tienen ninguna de las montañas con la basura a la vista. Una vez que se vuelca la basura, se compacta y se tira tierra arriba. Ese relleno sanitario bien hecho, como se hizo, permite hoy extraer gas metano de la descomposición de los residuos orgánicos y con ese gas se puede producir energía. La Intendencia recibió bonos de carbono por el cuidado del medioambiente a raíz del procesamiento del gas metano.

Se instauró la era de los contenedores, pensamos que es bueno expandir por toda la ciudad los contenedores de dos colores, para ya empezar la separación de los residuos sólidos de los secos. Hay cuatro plantas que procesan los residuos secos, habrá seis cuando termine este período de Ana, porque hay dos que se están terminando de construir y Montevideo tendría que tener unas 18 o 20 plantas.

Esto tiene otro efecto, no solo el valor que se le saca a la basura y la injusticia de que los que tenían que vivir recolectando, además, los que les compraban la basura, era todo un mercado negro, para bien de algunos, algunas “lechuzas” que andaban por ahí.

Ahora la gente que estaba trabajando en carritos tiene la oportunidad de tener un trabajo, protección social, bajo techo y con protección social. Eso lo tenemos que multiplicar. Nosotros no nos planteamos estrategias de cambiar el caballo por una moto, no, nosotros no queremos que la gente trabaje con la basura. Queremos llegar a cero. Sabemos que ahora estamos enfrentando al núcleo más duro, no ignoramos ese hecho, en el 2002 había alrededor de 15 mil carritos en Montevideo ahora hay 2 mil. Hay una enorme diferencia. Pero en esos 2 mil se encuentran personas que no hicieron otra cosa en su vida que ese trabajo entonces creen falsamente que son más libres si se ponen su horario y van por donde quieran. Les cuesta entrar en una disciplina laboral, en un trabajo colectivo. Es un enorme trabajo social y de convencimiento el que tenemos que hacer, porque son seres humanos, porque tienen familia.

Con el doctor Briozzo hemos hecho un estudio científico para ver los perjuicios que conlleva en la salud humana trabajar toda la vida con residuos.

El trabajo lo dividimos en dos: el perjuicio para la gente informal y el perjuicio para los trabajadores municipales. Porque son dos cosas distintas.

Nosotros creemos, en una interpretación profunda de la Ley de Responsabilidad Penal Empresarial, que es muy fácil visualizar cuando una persona se cae de un andamio y se muere o queda lesionada, porque lo ves, porque es en un instante; pero cuando hay un desgaste, que se produce con el tiempo, que no tiene una manifestación tan visible, parecería que eso no se mide. Creemos que hay que sacar a esas personas de la informalidad, entre otras cosas por razones de vida, pero también de dignidad. Pero también hay que conversar muy bien la situación de los trabajadores municipales que trabajan en este tema, no porque la Intendencia no haya dado protecciones, que las dio, pero el desgaste en el tiempo tiene que ser mirado.

La salida para el tema de la limpieza y del medioambiente, como concepción general es fortalecer el papel de los municipios, no es con tercerizaciones (ver recuadro).

También hay que tomar medidas centrales, tenemos hoy un solo cantón de salida de los camiones recolectores que está en el Buceo, se pierde tiempo de servicio en los viajes a las distintas zonas, estamos pensando generar dos cantones más y diseñarlos de otra manera. Hay que estudiar los turnos, el tiempo de reparación de los camiones, de mantenimiento diario y también el equipamiento para ello.

Las propuestas

 -Pasemos ahora a las perspectivas, a las propuestas, aunque ya has hablado de varias. El Frente Amplio tiene un Programa de Gobierno para Montevideo.

_MG_0023hgh El Frente Amplio tiene un Programa común, el de la derecha, el de la Concertación, no se sabe cual es, ni siquiera se sabe si es uno o sin son tres, no lo vimos impreso. El Frente Amplio tiene su programa, que es un compromiso público, que la gente conoce y que es claro a que nos comprometemos, los tres candidatos, y la fuerza política que lo respalda.

Por la forma de elaborar nuestro Programa en el Frente, donde participan miles de compañeras y compañeros, recoge la unidad en la diversidad. Recoge todas esas miradas y son rumbos, rumbos de buena perspectiva. El político que piense solo las cosas a cinco años y no mire más lejos nunca va a hacer una gran obra. Eso es muy sencillo porque una gran obra no se hace en cinco años, se hace en el tiempo. La tentación del político es terminados los cinco años muestro esto y sigo en el ajo. Esa tentación puede ser muy perjudicial. En política hay que pensar y trabajar para lo inmediato, para el mediano y para el largo plazo. El Programa del Frente Amplio tiene esa virtud porque está pensado también para el largo plazo, para el 2030.

 -Durante la campaña, en el marco de ese Programa Común del Frente Amplio, presentaste tus propuestas organizadas en varios ejes. ¿Cuáles son esos ejes y cuáles las propuestas principales?

 Tomando en cuenta esos grandes rumbos del Programa del Frente Amplio nosotros detectamos que uno de los problemas mayores es el del tránsito y transporte.

En esa propuesta trabajamos tres meses, es una propuesta integral y sólida, y tiene una cosa muy importante, logró la mirada positiva de los trabajadores y de las empresas concesionarias. Tenemos un punto de partida de diálogo para implementar un cambio profundo que no es menor.

Le dimos mucha importancia al espacio urbano, tomamos de la arquitectura moderna un concepto, la “arquitectura de acupuntura”. ¿Qué es esto? Tomar determinados lugares, reflotarlos desde el Estado y eso genera una serie de sinergias que hacen que la zona se levante.

El ejemplo clarísimo de esto es el Mercado Agrícola. Era el reino de “Los Tumanes”, no se podía ni pasar, te roban hasta lo que no tenías. Ahora es una zona que se volvió segura, con un emprendimiento financiado por la Intendencia y fondos del exterior, y en seguida se desarrollaron cooperativas de vivienda, plazas, reciclaje de Alpargatas, y la zona cobró seguridad y valor.

Nosotros tenemos pensados tres puntos de la ciudad para el arranque: Peñarol, que es un casco histórico, con una cantidad de cosas para reflotar; la Unión, centrando en la plaza de 20 de febrero y Villa Española.

También pensamos que hay que continuar la rambla hacia el Oeste. Hacerle un acceso muy seguro y muy fácil a la punta, a la cima del Cerro. Allí hay una tapera que fue un parador, y eso tiene que ser un lugar muy importante, tiene la mejor vista de Montevideo, entre otras cosas.

El Cerro se tiene que repoblar, es uno de los barrios que perdió el 15% de su población, tiene lugares baldíos, predios desaprovechados. Nosotros queremos repoblarlo, admite mucha más población de la que tiene, y eso le va a dar también más seguridad. Acompañar este proceso con el arreglo de la rambla, la playa que va a empezar a tener el colector lejos, porque es el fin de la obra de Saneamiento IV; el parque Vaz Ferreira, la cancha de golf. Podemos tener un barrio con todos los servicios y con mucha historia.

Queremos reflotar la cancha de regatas de Santiago Vázquez, la más grande de Latinoamérica y que como no se ha dragado no se puede utilizar.

 Hay que seguir multiplicando las Plazas de Convivencia. Las Plazas de Convivencia es plata muy bien invertida porque la gente las hace suyas y no las vandaliza, como decían algunos pálidos. Nosotros no somos de la idea de hacer plazas pobres para pobres en los barrios pobres, eso es consolidar la fractura de la ciudad. Creemos que hay que construir con la misma dignidad en todos los puntos de la ciudad.

 En relación a la vivienda, sabemos que hay 49.500 viviendas vacías en Montevideo, esta cifra sale del censo. Dentro de esto hay un paquete grande de fincas abandonadas y también predios abandonados. La mayoría tienen deudas con la Intendencia, de hecho si le vas a cobrar la deuda, más la mora, casi que le pertenecen a la Intendencia. Sabemos que en Diputados está muy avanzada la discusión de una ley sobre esta problemática. Con un respaldo jurídico podemos proceder con mucha más rapidez y queremos incorporar esas fincas y esos predios abandonados a la Cartera de Tierras. Muchos están en lugares que tienen todos los servicios, hemos hablado con el Ministerio, con la gente de FUCVAM, con el Plan de Vivienda Sindical y con el Plan Juntos, para ir adjudicando a medida que se vayan recuperando. La mayoría están en barrios centrales pero hay en todos los barrios.

 Queremos hacer un programa que se llama “Volve a tu barrio”, porque hay gente que se tuvo que ir del barrio por una razón económica, y hay que darle la oportunidad de volver, en una estrategia de repoblamiento, que nos permita que la gente no se tenga que ir tan lejos.

 También queremos introducir innovación, no solo generar los expedientes electrónicos que ya existen, sino poner algunas aplicaciones en el celular, que nos permitan acceder a todos los servicios, de transporte, trámites, seguimiento de expedientes, recargar la tarjeta de pre pago del boleto, saber los libros disponibles en las bibliotecas municipales.

 En cuanto al alumbrado, se ha hecho mucho, pero hay que hacer más. Vamos a promover la creación de un parque eólico, la Facultad de Ingeniería tiene estudiados algunos lugares. Para poder tener una abundancia de kilovatios que permita tener la ciudad a giorno, luces blancas y antivandálicas.

 – Del transporte ya has hablado, pero ¿en que consiste la propuesta sobre el boleto y su precio?

 El boleto siempre lo paga alguien o un subsidio o un mecanismo como el que nosotros proponemos. Si hoy se mira la paramétrica el boleto costaría 33 pesos, pero como tiene tres subsidios lo puedo tener a 24 pesos, dar el boleto gratuito a estudiantes, algunos jubilados lo tienen gratuito y otros bonificado. Puedo hacer eso gracias al subsidio. Pero con la reorganización del transporte y el pre pago, sin desfinanciar a las empresas, porque les permite tener un recurso financiero todo junto, puedo bajar el valor del boleto. Y lo tengo que hacer como se hizo en el FONASA, gradualmente, por colectivos.

La empresa va a tener un flujo financiero que le va a abaratar costos y para las personas, ese boleto comprado pre pago, le servirá para las cinco compañías y puede subirse en el lugar que quiera y hacer la combinación que quiera.

También ayuda a los transportistas porque sacamos la plata de los ómnibus y damos seguridad.

 “Propuestas y no promesas”

 -Terminamos, quedan pocos días, ¿por qué votar al Frente Amplio?, ¿por qué respaldar tu candidatura y ese grupo de fuerzas políticas y personalidades que la acompañan?

 Los 25 años de gobierno del Frente Amplio son un antes y un después en Montevideo. Eso no quiere decir que el 100% de las cosas estuvieron bien, nos equivocamos y cometimos errores, pero consolidamos una plataforma sólida que hoy nos permite pensar en el 2030.

Sin esos 25 años de cambios del Frente Amplio hoy estaríamos pensando en como van a ingresar los funcionarios, en como descentralizar, en una cantidad de cosas básicas que hoy ya ni las hablamos.

Esa es la primera razón para votar al Frente. Segundo, el Programa de Gobierno del Frente Amplio, que es el mismo para los tres candidatos, hace muchísimo que la gente lo conoce, fue el primero que estuvo blanco sobre negro a disposición del que lo quisiera leer. Los énfasis que nosotros colocamos están también a disposición en la página de la candidatura, ha sido todo transparente. La gente puede estar de acuerdo o discrepar, pero no hay nada oculto, está todo pensado, financiado y es viable.

Porque nosotros no hicimos promesas, hicimos propuestas, que es otra cosa. La promesa es algo inconsistente, pero cuando yo hago una propuesta se compone de un estudio, un diseño, su financiación, tiene una atadura con la realidad.

Esa es la filosofía del Programa del Frente Amplio y la de nuestros énfasis.

Para entender una ciudad hay que entender como se construye una ciudad, que es el urbanismo, que es el ordenamiento territorial, la relación que tiene que haber entre todas las partes de la ciudad para que eso funcione como un organismo vivo, que lo es. Y para que funcione en beneficio de la gente.

Ese es un diferencial de las propuestas de los grupos que apoyan esta candidatura. Lo primero que hicimos fue una mirada integral, estos son los problemas a subrayar, los estudiamos y propusimos.

Además recorrimos, no los 65 barrios, alguno habrá quedado en el tintero, pero casi todos, las plazas, las ferias, hablamos con todo el universo que convenia con la Intendencia, sabemos el problema de un panchero y también el del empresario de la construcción.

Recorrimos los 13 Departamentos de la Intendencia, hablamos con sus directores, tuvimos un paquete muy sólido de información que fue nuestro punto de partida.

Esta propuesta puede caminar y además estará en armonía con un gobierno nacional con el que tenemos que conveniar un montón de cosas.

Todos nos conocen y también a las fuerzas que nos respaldan, tenemos un gran compromiso y disposición de lucha y de trabajo. Hay que votar al Frente Amplio, por todo lo que se cambió en estos 25 años, para darle continuidad y avanzar mucho más. Nacimos en esta ciudad y la queremos, la queremos ver reluciente, eso sí, si la dejamos reluciente, guay del que tire un papelito (risas).

“Creo en los sindicatos y en los convenios”

 -La relación con los trabajadores es un punto polémico con la derecha y también dentro de la izquierda. ¿Cuál es la propuesta de relacionamiento, que papel jugarían los trabajadores en un nuevo gobierno frenteamplista de Montevideo?

 Nosotros ya nos reunimos con ADEOM y les explicamos como veíamos la situación. En primer término que tengo tres tipos de funcionarios municipales, los obreros, los administrativos y los profesionales, y tengo que mirar esas situaciones que son diferentes y no meter a todo, para todo, en un mismo paquete. Yo creo en los sindicatos, son legales en nuestro país y creo que es mucho mejor que la gente este sindicalizada que suelta. Es mejor para ejercer sus derechos, es mejor para conquistar cosas. Desde el punto de vista de la administración también es mejor porque es mejor tener un interlocutor que un caos enfrente. En eso yo no tengo ningún problema. Creo en los Convenios Colectivos y creo que hay que luchar para que existan. He estudiado el Convenio vigente que es hasta diciembre de este año, es decir que quién asuma tiene seis meses para entablar el diálogo para un próximo Convenio. Les dije eso a los trabajadores, que teníamos que seguir la norma de los Convenios. Además la Intendencia de Montevideo es de las pocas del país que tiene Convenio con sus trabajadores, y eso está bien y hay que mantenerlo.

El Convenio da certezas, a los montevideanos, a la administración y también a los trabajadores.

Les dije también que soy una persona de dialogar, de escuchar, pero una vez que firmamos el Convenio hay que cumplirlo.

Han hecho un cuco de los funcionarios, esa manija que se dio y todo lo que ha dicho la prensa, hizo que montevideanos de buena fe le tengan bronca al funcionario municipal. Eso es tremendo, no se puede trabajar en esa situación de tensión.

Les pedí que nos ayudaran y buscar una estrategia para recomponer esa relación entre el funcionario municipal y la población.

Tenemos que dignificar la función, tenemos que trabajar en conjunto. Está el Instituto de Formación Municipal, que creo que hay que desarrollarlo mucho y hasta coordinarlo con el INEFOP. Hay que potenciarlo, que la formación sea permanente y el funcionario tiene que tener la posibilidad de que si se capacitó y hay un concurso interno pueda trasladarse a otra tarea y continuar su carrera funcional.

Las tercerizaciones

 -Otro de los puntos polémicos, aún en el marco del programa común, es sobre las tercerizaciones, en diferentes esferas. ¿Cuál es tu postura al respecto?

 _MG_0022hghCuando el Estado terceriza, aunque no lo diga así, se declara a sí mismo como inepto. Es como decir una verdad de sí mismo. Entonces la adorna, que el tiempo, que es más práctico, que la eficiencia, entonces se tira al suelo y no pelea por las cosas.

Un caso clarísimo es la Sección Obras que se ha ido achicando. Yo creo que hay una cantidad de obras que hoy están tercerizadas que sería más efectivo, se ahorraría tiempo y se ahorraría dinero, si se hicieran por una Sección Obras con cuadrillas municipales.

Por ejemplo, se hizo una licitación que fue compleja y quedó desierta muchas veces, para las paradas de ómnibus. Estoy convencida que si se hace un diseño, hay arquitectos en la Intendencia, las paradas las pueden hacer cuadrillas municipales de sobra. No es una obra muy compleja, no precisas un paquete de maquinaria estrafalaria.

En todo lo que son los espacios públicos, no en todos los casos, por ejemplo un estacionamiento subterráneo que es una obra de otro porte, pero todo lo que está en superficie, lo que se dice pequeñas obras, las podes hacer perfectamente con mano de obra municipal. Eso tiene una ventaja, vos podes organizar un espacio público y un día un choque te lleva por delante los muritos o los bancos de una plaza, y a veces lleva tiempo, porque hay que hacer la licitación, que la impugnación, que el Tribunal de Cuentas y eso queda ahí y empieza hasta la tugurización de ese lugar. Si vos tenes una cuadrilla que al otro día recoge y limpia y ya se pone a reconstruir, sin necesidad de todo ese tramiterío, avanzas. Sería más efectivo y saldría más barato, mantener y reparar de inmediato es más barato también.

Obviamente hay que mirar todo con cuidado, hay tercerizaciones que es más difícil dar marcha atrás como la de la empresa CAP, que tiene un pliego hasta el 2019. Me reuní con los empleados de CAP y estaban preocupados, les dijimos no es con ustedes, es una concepción general. Hay un acuerdo y hay que respetarlo. La empresa también hizo una inversión importante, pero les dejamos claro que es hasta ahí, que no va a crecer en zonas.

Por: Gabriel Mazzarovich

Fotos: Andrés Gaitán

Tomado de El Popular

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s