Cantor de la calle

PechoLiberArce fue hasta el Cerro montevideano para entrevistar al músico y cantautor Leonardo Carlini. Aproximadamente a las 10 de la noche, el «cantor de la calle» apareció caminando con su guitarra al hombro y, con un cansancio visible y mucha humildad, pidió disculpas por la demora «…estaba trabajando en el ómnibus…», dijo. Entramos a su casa, saludó a su mujer y a sus hijos, aprontó un mate y en la pieza chica del fondo, que hace de sala de ensayo, Leonardo habló de Pecho e’ Fierro y de todo un poco.

¿Cómo comienza la historia de Pecho e’ Fierro?

– El comienzo fue más o menos hace 15 años. Yo soy de San José y me vine a los 18 años a Montevideo, ya hace unos cuantos años que vivo acá, casi siempre he vivido en el barrio del Cerro. Al venirme para acá seguí en contacto con amigos de San José, a veces iba los fines de semana para allá y me juntaba con Carlos Aguette (un amigo de esos que son fanáticos de la música).Yo tocaba en una banda que se llamaba Globos del Sur con un muchacho de Montevideo; después el grupo se disolvió, los integrantes perdieron un poco el interés y este amigo mío me dice: «Leo, yo te acompaño con el bajo, enseñame a tocar el bajo». Le enseñé a tocar el bajo, y ahí empezamos a hacer algunos temas de Globos del Sur y después armamos un repertorio con algunos temas nuevos. Por ese entonces estábamos buscando un baterista y apareció Elvis Morales -que también es de San José- y bueno, aquellos viajaban para acá e íbamos a un par de salas a ensayar y nos financiábamos laburando en el ómnibus. Una vuelta íbamos en un ómnibus cantando un tema de Tabaré Etcheverry y cuando terminamos de cantar la canción paso por los asientos y una pareja de veteranos me dice: «nosotros somos de Cerro Largo, de donde era Tabaré, ¿sabés cómo le decían a Tabaré? Pecho e’ fierro». Y de ahí quedó el nombre de la banda, en honor a Tabaré Etcheverry.

– ¿Qué implica para vos tocar en un ómnibus, qué particularidades tiene?

– Tocar en el ómnibus implica un esfuerzo mental porque el ómnibus no es un lugar donde vaya la gente que te quiere escuchar, te estás imponiendo donde no te llamaron. Después de un tiempo de subir lo hacés más automáticamente, pero las primeras veces y los primeros ómnibus de todos los días son los más difíciles. Hay que prepararse bien y no achicarse nunca aunque haya una mala cara. En mi caso, me meto en la canción, trato de disfrutar y no me pongo a observar si gusta o no gusta porque si hacés eso te enloquecés. En 15 años sólo tuve un par de problemas menores; la verdad que la gente siempre se portó muy bien. Como anécdota, te puedo contar una que me ha pasado varias veces: un loco me dice: «qué bien que imitas al cantante de Pecho e’ Fierro, tenés la voz muy parecida».

La música —además de ser una expresión de la cultura y del arte— es una forma de ganarse la vida. En nuestro país, sustentar una familia a través de la música puede llegar a ser un delirio… ¿ustedes pueden vivir de la música?

– Yo puedo vivir de la música porque, además de Pecho e’ Fierro, doy clases de guitarra en mi casa y me subo a cantar en los ómnibus. Durante los últimos 15 años he tenido estas tres actividades para vivir. La banda aporta pero no nos da para vivir exclusivamente de ella… No se vive y al mismo tiempo se vive, porque la banda es el motor de nuestras vidas. No solo se vive del dinero. Cuando —por alguna razón— no estamos en actividad estamos como de luto. Yo si no hiciera música me sentiría un infeliz. El trabajo de Pecho e’ Fierro es un trabajo de hormiguita… Nos llevó muchos golpes llegar más o menos a ser una banda como la que somos, llegar a grabar en buenas condiciones. Para que saliera el primer disco estuvimos tocando nueve años, pero también está bueno que así sea porque la cosa se cocina bien.

¿Cuáles son las aspiraciones que tiene la banda?

silencio_bagual– El poder llegar a tocar en más lugares, llegar más al interior, salir más del país. Y poder vivir de la banda estaría bueno porque tendríamos más tiempo de dedicación. Uno de los músicos es pintor, el otro es feriante y también trabaja en una curtiembre, y en mi caso hago las otras actividades que te decía… A veces no le podemos dedicar el tiempo que quisiéramos a nuestros temas. Los discos salen en horas de la madrugada… a pulmón. Poder grabar cada vez en mejores condiciones, sonar mejor cuando uno toca en vivo, es un paso grande que hemos dado en estos últimos años porque tenemos un equipo de trabajo que hoy en día lo podemos mantener (antes no lo podíamos mantener e íbamos a lo que saliera y eso es perjudicial para la banda). La gente que paga una entrada se merece que uno suene bien y también lo merece la gente que nos escucha en un toque a beneficio.

– Algunas canciones, a través de las sensibilidades que transmiten, han sido una herramienta más de lucha por la libertad y la justicia, ¿qué perfil buscan las canciones de Pecho e’ Fierro?

– Nuestro perfil se resume en “Metalúrgico” —una canción que no es nuestra y que nos hemos apropiado—. Lo que reivindicamos es nuestra clase, nuestro entorno, lo que somos. Tenemos las frustraciones que tienen los de nuestra clase y las ganas de que las cosas sean distintas… Yo soy un trabajador de la música (aunque hay gente que no ve como un trabajo subirse al ómnibus), doy clases de guitarra como te decía y he tenido la suerte de grabar discos. Nosotros no somos militantes políticos partidarios pero claramente en las letras de Pecho e’ Fierro se ve lo que somos; nuestro aporte es desde el lado de la música. Para mí es una felicidad enorme poder hacer lo que me gusta y poder dar mi pensamiento, y no es poca cosa.

– Hoy está en el tapete un tema que preocupa mucho a sectores importantes de la sociedad, el que refiere a bajar la edad de imputabilidad hasta los 16 años. ¿Qué opinión tenés sobre este tema?

– Pretender bajar la edad de imputabilidad me parece lamentable, triste y muy egoísta. Se va para atrás con esas medidas. Tendría que buscarse por otro lado. Yo soy músico, no tengo la varita mágica ni recetas para la solución pero sé que por ese lado no va la cosa. Me parece horrible que quieran hacer eso. He escuchado hasta el disparate de poner pena de muerte junto a las propuestas de esta gente. Para mí la cosa tampoco pasa tanto por quién gobierna sino que pasa por nosotros, por las personas, y gobierne quien gobierne me parece que a nosotros nos falta mucho como personas.

– LiberArce es una fuente de comunicación para jóvenes, ¿qué te gustaría decirles a nuestros lectores?

– Les diría que traten —por más que cueste— de hacer lo que les gusta, no hacer algo que no les guste por querer ganar plata y estar frustrado por el resto de sus vidas. Que le den para delante con lo que les gusta… si quieren ser plomeros que luchen toda su vida para ser plomeros o para ser albañiles o para ser músicos, que sean ellos mismos y que le den para adelante.

Por: Marcos Sotelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s