A la UJC con cariño, en sus 59 años

541603_480789608642609_1064190845_nHoy, los jóvenes comunistas celebran, y nosotros con ellos, el 59 aniversario de la UJC. Como cada aniversario será motivo de recordar, volver a pasar por el corazón, pero también de asumir el presente e indisolublemente proponerse construir el futuro luchando.

La UJC nace el 25 de agosto de 1955 en el marco de un proceso del PCU, enmarcado en su XVI Congreso, para repensar la revolución en Uruguay y como lograrla. En ese proceso, junto a la reafirmación del papel central de los trabajadores, se coloca como tarea ideológica y política la construcción de la fuerza social de la revolución, y dentro de ella, a los jóvenes y a los estudiantes como uno de sus componentes imprescindibles. La UJC nace con la tarea de construir unidad, de los jóvenes y los estudiantes con los trabajadores, de los trabajadores en sus sindicatos y en la central única y de todas las fuerzas del cambio en una fuerza unitaria de izquierda. El camino de esa unidad, elemento básico de la perspectiva emancipadora y revolucionaria, se define como un recorrido contradictorio y con el despliegue de la lucha como elemento principal.

Con ese horizonte revolucionario y para cumplir esas tareas, la UJC asumió un protagonismo permanente en las luchas populares y juveniles. Contra el pachecato y en la unidad social y política, que alumbraron la CNT, el fortalecimiento de la FEUU, el FIDEL y luego el Frente Amplio, que fue y sigue siendo la mayor creación política del pueblo uruguayo para conquistar su definitiva liberación.

Este año la UJC ha recordado a Miguel Matto, desaparecido, a Ramón Peré, asesinado en la Huelga General, a Nibia Sabalsagaray asesinada en la tortura, a Alvaro Balbi, asesinado en la tortura, a Meme Altesor, caído en Nicaragua, en pocos días recordará a Omar Paitta, desaparecido y junto a todo el movimiento estudiantil, este 14 de agosto, recordará a Líber Arce, a Hugo De los Santos y a Susana Pintos.

Recordarlos es asumir la historia, pero no con el objeto de construir pedestales con figuras de mármol inalcanzables sino con el sentimiento y el compromiso de tenerlos presentes siempre y homenajearlos como lo que eran: muchachas y muchachos comprometidos con la vida y con la lucha. Recordarlos de la mejor manera, de la única manera que los reivindica: luchando por llevar a término sus sueños.

665035_4943312307456_935504706_oLos números redondos tienen un efecto especial sobre el colectivo que recuerda, no se si está bien o mal, se que es así. En este 2014 se cumplen 30 años del último aniversario clandestino de la UJC en la dictadura. El 29 aniversario de la UJC quedó marcado muy especialmente en el recuerdo de toda esa generación de jóvenes comunistas, lo recordamos cada vez que nos vemos. No es para menos.

En 1983 comienza la ofensiva de masas para derrotar definitivamente la dictadura y alumbrar la reconquista de la democracia. Se realiza el 1º de mayo donde miles de trabajadores y estudiantes y hombres y mujeres de nuestro pueblo exigen: “Libertad, trabajo, salario y amnistía”. El acto no fue reprimido, su dimensión fue su mejor defensa, pero la dictadura siguió golpeando al movimiento popular y en especial a la UJC y al PCU.

Un mes después, en junio de 1983 fueron detenidos más de 20 militantes de la UJC y de la FEUU clandestina, torturados y encarcelados en los penales de Punta Rieles y Libertad. En setiembre de 1983 se realiza la marcha al Franzini con decenas de miles de estudiantes para afirmar una línea de lucha y de pueblo movilizado. El 9 de noviembre de 1983 el movimiento popular convoca una manifestación en el centro de Montevideo con el reclamo central de Amnistía que es brutalmente reprimida. Luego vino el “río de libertad” en el Obelisco.

El año 1984 comienza con un paro cívico contra la dictadura que tiene una adhesión inédita en la historia nacional. En abril se desata una nueva operación contra los comunistas, es detenido y muere en la tortura, el 16 de abril, Wladimir Roslik, en el Batallón 9º de Fray Bentos.

En ese escenario, con el pueblo luchando y el fascismo reprimiendo y en especial a los comunistas, la UJC y el PCU deciden contribuir a profundizar la ofensiva de movilización popular en todos los terrenos, y dentro de ella, lanzar la estrategia de autolegalización, ganando espacios de presencia pública con lucha.

El 16 de junio de 1984 regresa a Uruguay Wilson Ferreira Aldunate, que jugó un papel muy destacado en la denuncia a la dictadura en el exilio, es detenido y encarcelado de inmediato, su recibimiento se transformó en una nueva demostración popular contra la dictadura. La UJC fue a recibir a Wilson, en reconocimiento de su papel, y también porque había que apoyar todas las manifestaciones de expresión anti dictatoriales. Pero esta vez la participación fue muy especial. Por primera vez se llevaron en público las banderas de la UJC. Cuando en medio de la multitud aparecieron las queridas banderas rojas con la estrella amarilla se hizo un silencio y luego la gente abría el paso a quienes la llevaban, surgieron los aplausos, y la preocupación por las y los militantes que las portaban. Todos reconocían el papel de la UJC en la resistencia y todos sabían las consecuencias de ser identificado como militante de la UJC.

En ese marco, la Dirección clandestina de la UJC, lanza la consigna de una ofensiva política hacia el 29 aniversario, miles de jóvenes, desde los liceos, las facultades, las fábricas, los barrios, salimos a colgar latas en los árboles, a hacer pintadas. La operación represiva para impedirlo fue desbordada con coraje, con decisión de lucha, y con participación de miles. Cuantas anécdotas de gurises y gurisas corridos por la Policía cuando clavaban las latitas pintadas de rojo que decían: 29 aniversario de la UJC, libertad para los presos políticos, o democracia ya, o elecciones libres, o amnistía. Cuanta emoción al pasar al otro día, mirar como al descuido y ver las pintadas, los árboles “rojos, rojitos” al decir de un compañero de Covisunca.

Todo ello se resumió en torno al 25 de agosto. La UJC era ilegal, la 1001 era ilegal, el Frente Amplio era ilegal, hacía unos meses un compañero había sido asesinado en la tortura. Se convocó un acto en el Palacio Peñarol, obviamente bajo otro nombre y con una consigna por los derechos juveniles y la paz. La dictadura vio lo que se venía y prohibió el acto el mismo día. Miles de jóvenes estábamos concentrados en las afueras del Palacio Peñarol, venidos de todo el país. La Dirección clandestina de la UJC, decidió allí redoblar la apuesta: nos fuimos a marchar por 18 de Julio. Por supuesto esta marcha estaba más prohibida que el acto. Pero la hicimos. Varias cuadras de 18 de julio, con un frío brutal, con miles de muchachas y muchachos al grito de consignas como “Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar”, “La dictadura llega a su fin, liberar a Mazzarovich, a Turiansky y a Sendic” y el clamor final: “Ahora, ahora, ahora está a la vista, hay que desproscribir al Partido Comunista”. La marcha, encabezada por la dirección, cuyos miembros rodeados del cariño de miles, llevaban una flor roja en la mano, terminó en la Plaza Libertad, con una multitudinaria sentada, previa cantada del Himno. El tiranos temblad explotó casi gritado en 18 de julio, en los vidrios cómplices de El País y en el corazón de todos, y un mar de puños se levantaron contra la noche.

La UJC en medio de la lucha popular, impulsando y participando de la ofensiva general de nuestro pueblo por la libertad y conquistando su propia legalización con lucha, con presencia, asumiendo los riesgos y peleando.

Hoy la lucha popular alumbró los dos gobiernos del FA y conquistó avances soñados durante décadas. Aún queda mucho por conquistar. Mucho más para los militantes de una organización juvenil revolucionaria que quiere construir una sociedad nueva, donde al decir de Rosa de Luxemburgo seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.

Hace 30 años la mejor manera de construir historia era defender a la juventud y conquistar la libertad. Hoy la mejor manera de construir historia es defender la juventud, que sigue siendo atacada por el conservadurismo de la derecha y las clases dominantes y conquistar un tercer gobierno nacional del FA.

Y en eso están hoy las y los militantes de la UJOTA. Se emocionan con  esa historia bonita, y construyen hoy, en libertad, sus formas de luchar y de proponer. Siguen escribiendo la historia con sus maneras de decir y hacer. Si los buscan los van a encontrar en la marcha del 14 y en las movidas del No a la Baja, en las luchas sindicales, en las brigadas solidarias con los inundados y en las Agustín Pedroza, en las barriadas del FA y de la 1001, construyendo unidad y esperanza. Si los buscan seguro los encuentran una noche cualquiera en una plaza o una esquina, construyendo libertad.

Por: Gabriel Mazzarovich

Anuncios

Un pensamiento en “A la UJC con cariño, en sus 59 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s