Oscar Andrade: “Que lindo haberlo luchado pa’ poderlo contar”

c5Este jueves 24 el sindicato de la construcción (SUNCA) realizó una multitudinaria movilización en el marco de la lucha por los consejos de salarios. Miles y miles de trabajadores de todos los puntos del país marcharon en la capital desde el Obelisco recorriendo 18 de julio en una columna de llenaba varias cuadras de la principal avenida, para luego llegar hasta Vázquez y Canelones, donde se llevó a cabo el acto, enfrente al lugar de reunión de la Cámara de la Construcción.

Junto a la habitual multitud de banderas de Uruguay y del SUNCA que visten cada movilización, esta vez se añadió la particularidad de que varios miles de trabajadores traían puesta una remera roja con la consigna “alimentación en obra” en alusión a una de las reivindicaciones del sindicato en estos consejos de salario. Alrededor de 30.000 trabajadores llenaron las calles en reclamo de sus derechos, poniendo sobre la mesa la necesidad de transformaciones en la industria, de forma pacífica y combativa, sin ningún inconveniente de ningún tipo, en una de las movilizaciones más grandes del año.

aLa parte oratoria comenzó luego de que se entonaran las estrofas del himno nacional, y fue abierta con un saludo de Gabriel Molina por el secretariado del PIT-CNT, quien se dirigió a la enorme cantidad de trabajadores presentes afirmando que la convocatoria “es una clara demostración de que la clase obrera está vigente, tiene presencia y va a pelear por más”. Molina recordó que en el Uruguay “hubo una etapa de oscurantismo” en la que “a los trabajadores se los echaba, las fuentes de trabajo se cerraban”, valorando que “de a poco se van rompiendo las cadenas y los trabajadores organizados estamos peleando por la vida, por el laburo, por trabajar de forma decorosa y por más salario”. Por último, el integrante del secretariado de la central única de trabajadores recalcó fervorosamente la consigna “si a los trabajadores les va bien, al pueblo uruguayo le va bien”.

Luego hizo uso de la palabra el presidente del SUNCA Faustino Rodríguez, quien saludó la gigantesca movilización y destacó la participación en ella de trabajadores de la construcción de todo el país. Siguió refriéndose a un titular del diario El País, “donde decían desde las cámaras de la construcción que al sindicato de la construcción hay que bajarles los sumos, si esto es verdad, que le pongan cascabel al gato”, afirmó Rodríguez.

bEl presidente del gremio de la construcción opinó que el principal protagonista de la movilización son todos los trabajadores y trabajadoras que luchan día a día por el sindicato  y que “sin dudas harán posible la conquista de un nuevo convenio colectivo, porque no hay negociación posible sin movilización, sin lucha permanente en la calle”. Además, Rodríguez convocó una asamblea general para el 5 de noviembre para “evaluar si hay avances o están estancadas las negociaciones del consejo de salario” y para el 6 de noviembre, cuando se vote en el Parlamento la Ley de Responsabilidad Penal, a llenar las barras del Palacio Legislativo.

La parte final de la oratoria del enorme acto del SUNCA estuvo en manos de su secretario general, Oscar Andrade. “Uno mira desde acá arriba y no sabe dónde termina esto”, comenzó diciendo Andrade refiriéndose a la cantidad de cuadras de la calle Canelones colmadas de trabajadores que se perdían a la vista. Luego comentó: “Es increíble hasta donde es capaz de llegar el trabajador cuando se une, cuando se organiza”.

c3Andrade se refirió a la conquista de las horas de lluvia en el 2010, cuando en aquella ronda de consejo de salario con una movilización que terminó en el mismo lugar que ésta, el SUNCA planteaba que iba a haber convenio colectivo si se conquistaban las  horas de lluvia “para que el trabajador deje de ser el único cascoteado por los factores climáticos”. “Muchos planteaban –continuó Andrade- que era un delirio lo que quería el sindicato, ‘que los trabajadores cobren sin trabajar’ como si no fueran ellos los que muchas veces cobran sin trabajar”, “nos pueden hablar de muchas cosas pero está bravo que nos hablen a nosotros de trabajo los que nunca tuvieron que romper la escarcha con la mano a las siete de la mañana”, sentenció el dirigente del SUNCA.

Recordó, en este sentido, que los pronósticos una vez firmado el pasado convenio colectivo eran de crisis en la industria, desempleo, fugas de inversores; “guarda con lo que piden los del SUNCA”, ironizó y agregó que, por el contario, “firmamos ese convenio con 48.000 trabajadores y hoy hay 69.000 trabajadores registrados en la seguridad social”.

“Es llegar la hora de discutir el salario y, cuando hay crisis, el planteo empresarial es que no se puede porque hay crisis. Y cuando hay trabajo tampoco se puede por las dudas que venga la crisis. Si ese fuera el esquema de la negociación colectiva estaríamos enterrados todavía siete pisos”, afirmó Andrade.

“Desde que se fundó el sindicato, según nos contaba Dámaso Pérez, el planteo de las patronales era que  había que esperar a que la torta creciera y luego el empresario la distribuiría con generosidad”, postuló el secretario general del SUNCA, añadiendo que “parece entonces que no es necesario el sindicato ni organizarse, sólo hay que esperar que crezca la torta. Bueno, en los últimos 10 años el sector de la economía uruguaya que más se ha desarrollado es el sector agroexportador, el valor de una hectárea de campo se ha multiplicado por diez, no han parado de crecer, siguen teniendo exoneraciones de impuestos insólitas. Pero convengamos que si fuera cierto lo que nos dicen, que alcanza con que crezca la economía para que se distribuya, el peón de estancia sería el mejor pago, y todos sabemos que está igual que hace diez años”, concluyó Andrade. Asimismo se refirió al atropello realizado por la ARU no dejando entrar a una dirigente sindical que iba con sus hijos a repartir volantes a la Rural del Prado  enfatizando que al sindicato de la construcción “no le es indiferente esta salvajada”. “Sepan, compañeros, que si vuelve a haber represión sindical de esa naturaleza, uno, diez, cien camiones de la construcción irán a la Rural y repartiremos esos volantes”, dijo Andrade.

En este sentido, el dirigente sindical también nombró el caso del sector del comercio. “A pesar de un crecimiento económico brutal rechaza un planteo de 15.000 pesos nominales para los compañeros”, ejemplificó.

c6“La historia quiso que se juntaran en el tiempo dos de las luchas más importantes que ha llevado adelante nuestro sindicato en los últimos años”. Andrade destacó la lucha por la aprobación de la Ley de Responsabilidad Penal, cuando en la construcción hay 50.000 trabajadores accidentados por año, 700 que quedan con discapacidad y “el drama de un trabajador muerto por semana”.

“Estamos en una lucha estratégica a dos bandas, por un lado rumbeamos para el convenio colectivo pero la otra parte está en discusión en el Parlamento”, indicó Andrade, quien señaló además que es una buena señal que el proyecto se haya aprobado el martes pasado en la comisión de legislación. Sin embargo, en esa comisión, según Andrade, “la ley no tuvo todos los votos que tendría que tener” y agregó que espera “que desde hoy hasta el 6 de noviembre, los legisladores que votaron en contra se pregunten ¿a quién favorece la actual situación de la precarización del trabajo, de desprecio por la vida de los trabajadores?”.

c7En cuanto a este proyecto de ley, Andrade criticó la postura de algunas cámaras empresariales que plantearon su preocupación dado que la aprobación de ésta le traería más costos. Ante esto, el dirigente del SUNCA pregunto “¿Cuánto vale que un gurí quede huérfano, cuánto vale una familia destrozada?, Señores de las cámaras empresariales, ¡déjense de hablar de costos! ¡La vida está primero!”.

 Andrade dedicó unas palabras a la reciente huelga del sindicato en Techint en la que se logró que 750 trabajadores fueran reintegrados.

En cuanto a la negociación colectiva, Oscar Andrade subrayó que “para que haya convenio colectivo en la construcción, ese convenio tiene que tener alimentación en obra”. También en torno al convenio colectivo, el SUNCA está luchando por reestructura de las categorías, formación en seguridad laboral, formación en oficio, también el desarrollo del área social del sindicato. “Y está más que claro que siempre fue más fácil criticar que construir. Criticar es un boleto”, afirmó Andrade, continuando con que “para todos los trabajadores y trabajadoras de la construcción va a salir el convenio colectivo; pero qué lindo haberlo luchado pa’ poderlo contar”. “Siempre va a estar el compañero consiente que sabe que los escalones de la historia se construyen de a uno, con base social, con organización, con conciencia; y que no dependen de arrebatos sino de estrategia”, reflexionó “el Boca”.

c2Refiriéndose al despliegue de solidaridad realizado por su gremio, Andrade dijo: “hoy el trabajador de la construcción cobra un mango más, y es una alegría, pero ese mango demás no nos puede hacer olvidar de nuestro compromiso con la parte más embromada de nuestro pueblo, y es que la conciencia se construye con lucha”.

“Hemos hecho una plataforma exigente pero madura, ahora la pelota la tienen los señores empresarios de la construcción”, remarcó Andrade, recordando que el 5 de noviembre habrá una asamblea general del SUNCA, en ella “hay dos caminos”, “ojalá tengamos la posibilidad de transmitir buenas noticias, ahora si las cámaras empresariales eligen el camino de la confrontación, sepan señores empresarios que acá hay un gremio firme, decidido a ir al camino que ustedes elijan, pero además este es un gremio que está anclado en su pueblo”, remarcó Andrade.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s