58 años de la UJC, 58 años de lucha

ujcEste domingo, la UJC estará cumpliendo 58 años. No es poca cosa que en el Uruguay exista una organización política juvenil que haya logrado pasar por las más difíciles pruebas. Esto de por sí es motivo de festejo y orgullo.

Sin dudas la más difícil de ellas fue enfrentarse al pachecato y a la dictadura, a la represión más feroz y salvaje que recuerda el Uruguay. Enfrentarse al bloque de poder y al imperialismo, implicó para cientos de jóvenes comunistas la cárcel, la clandestinidad, la tortura, la desaparición forzosa o la muerte. Fueron miles los jóvenes comunistas que asumieron la lucha por la democracia y la libertad, fueron miles los que resistieron, los que se no se resignaban a vivir en un mundo de hambre y miseria. Eso de por sí dice mucho.

Mientras algunos optaron por hacer la plancha, por esperar que vinieran los salvadores, la UJC no dudó ni un solo momento en afirmar que la única forma posible de derrotar el autoritarismo y la dictadura era luchando, todos los días. Esto no era una mera proposición, era práctica cotidiana. La Juventud había logrado un sentido de pertenencia hacia la organización maravilloso que posibilitó resistir, aun en las circunstancias más inhumanas que nos pudiéramos imaginar. Qué lindo es hablar con compañeros y compañeras que militaron en aquellos años, escuchar anécdotas, recuerdos llenos de cariño y emoción sobre su militancia, sus amigos, sus compañeros y sus amores. Es que la identificación con la organización, no era formal, no respondía exclusivamente al pensar, también se sentía.

uy}ujcLas convicciones revolucionarias son también sentimientos, son ese amor movilizador propio de los revolucionarios del que hablaba el Che. Esto lo había sintetizado muy bien la Juventud Comunista, permitiéndole jugar un papel protagónico en la lucha contra el autoritarismo y la dictadura.

Ese papel explica el caudal de respeto, afecto y reconocimiento hacia la organización, de los que fueron, de los que somos y seguramente de los que serán jóvenes comunistas. También de muchísimos compañeros de la izquierda.

La rica y combativa historia de la UJC, es algo que a los jóvenes comunistas de hoy nos mueve, nos emociona y compromete con la lucha actual. Nuestro objetivo se inspira en esa historia. Pero nosotros a su vez, estamos construyendo y enriqueciendo esa historia. Tenemos la gigantesca responsabilidad de atravesar por una etapa nueva para la acumulación de fuerzas de nuestro pueblo, que es haber conquistado el Gobierno con el Frente Amplio. Esto supone muchos desafíos que deben ser bien asumidos.

Para la UJC, el camino de profundización democrática es mediante un amplio proceso de luchas, con miles de jóvenes y particularmente, con un movimiento estudiantil sólido, de miles y manteniendo su independencia.

Trabajamos desde un proyecto de transformaciones que cuestiona el statu quo y propone superarlo. No nos paramos al costado de la lucha ni hacemos recetas de cómo luchar. Somos parte del movimiento popular y del floreciente movimiento juvenil. Aportamos nuestra visión del mundo y experiencia para fortalecer la lucha social, no para sacar réditos “partidarios”.

Algunos lo podrán entender aunque no compartir y otros, lisa y llanamente seguirán haciendo anti-comunismo, lo cual quiere decir trabajar para los intereses de la derecha y el imperialismo. Somos conscientes del retroceso ideológico que existe en la sociedad. La primacía del individualismo, la cosificación de las relaciones humanas y la falta de perspectivas por las cuales luchar, son algunas de las características de la maceración ideológica a las que apunta el neoliberalismo y que alimenta lo anteriormente planteado. Contra esto luchamos. Contra la resignación y el “no se puede”, contra el “hace la tuya”. Pelamos por sensibilizarnos frente a la injusticia, por no sentirnos ajenos o hacernos los distraídos cuando una persona pasa frío o hambre, o cuando un botija anda descalzo.

11,5La UJC en sus 58 años, está comprometida con su pasado y su presente. Nuestra lucha es la lucha de ayer y de hoy.

Es la lucha por una sociedad mas justa, más democrática y libre. Es la lucha por una Educación que no tenga el propósito de domesticar a las jóvenes generaciones, sino por el contrario, ayudarlos a ser más libres, críticos y comprometidos con las causas populares.

Es una lucha para derrotar la campaña de la derecha que promueve la estigmatización de la juventud.

Es la lucha por verdad y justicia, por la memoria, por conocer donde están los desparecidos, por encarcelar a los asesinos que mataron a nuestros camaradas y compañeros. Nuestra lucha sigue siendo por la revolución.

A 58 años de la fundación de la UJC, reafirmamos nuestra razón de ser, convencidos que la única alternativa que tenemos los jóvenes y tiene nuestro pueblo, es la liberación y el socialismo.

Por: Gerardo Núñez Fallabrino – Secretario General de la UJC.

Un pensamiento en “58 años de la UJC, 58 años de lucha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s