Ramón y Walter: mártires estudiantiles de la Huelga General

pere silencioEn la resistencia al gople de Estado, los estudiantes fueron quienes más acompañaron a los trabajadores durante aquellos 15 días de Huelga General, que paralizaron el Uruguay y tuvieron un enorme eco en varias partes del mundo.

Los estudiantes ocuparon junto a los trabajadores sus centros de estudio, las facultades y los liceos. Esta resistencia al golpe fascista, a poco de ser perpetrado, se pagaría con un alto costo.  

pereRamón Peré, primer mártir de la lucha contra la dictadura

Estudiante de veterinaria y docente de Química en un liceo de Tarariras, Ramón Peré tenía 28 años, estaba casado y era padre de dos hijos: Andrés y Nancy.

Según su esposa, Alicia, hay un poema de Carlos y Washington Benavides que lo define muy bien: Nacido en Agraciada/ lindo nacer/ de familia de obreros/ Ramón Peré.

Era militante de la Unión de la Juventud Comunista (UJC), y también de la FEUU; estuvo entre los estudiantes que se manifestaban, frente a la Facultad de Veterinaria, aquel 14 de agosto del 68, cuando asesinaron a Líber Arce.

El 6 de julio del 73, estaba ocupando su centro de estudio, y salió con otro compañero, en los alrededores de la Facultad de Veterinaria, a repartir volantes sobre la Huelga General.

Dos oficiales se bajaron de un vehículo, los muchachos empezaron a correr, entonces aquéllos les dispararon por la espalda.

A diez días de la Huelga General, Ramón Peré se convirtió trágicamente en el primer mártir de la resistencia del pueblo uruguayo.

Dice el comunicado/ que fue el seis de Julio/ en Bustamante Y Rivera,/Ramón Peré.

 El comunicado también dice que Peré habría sacado un arma al ver a los oficiales y les tiró.

 Con revólver en mano/decime si lo ves,/si imaginas tirando/a Ramón Peré./(Tirando sacrificios/luchando por traer el pan/sí que lo vemos/a Ramón Peré.)

Era un estudiante, un trabajador que se plantó con nuestro pueblo en la lucha contra la dictadura.

 Los militares cercaron la Universidad para que el velatorio no se realice allí, como quedó previsto una vez que se supo la noticia, y también los centros educativos para impedir que los estudiantes asistieran a despedirlo.

 De todos modos, la memoria de Ramón Peré crece, como la de muchos que con entrega y heroísmo combatieron en tiempo de los tiranos.

 Luchando por nosotros/en el 73/cayó y está creciendo/no para de crecer.

 Walter Medina, su crayola fundida pedía por la voz del pueblo

medinaUn 8 de julio. Se cumplían 12 días de Huelga General. Las Fuerzas Conjuntas “exhortaban” a los trabajadores a volver a sus puestos de trabajo. El diario “El País” titulaba “Cesarían esta semana a los funcionarios omisos”, es decir, amenazaban con despedir a los trabajadores en resistencia al golpe. Algún distraído hasta habrá gritado el gol de Morena en el triunfo de la Selección frente a Ecuador.

Mientras tanto el pueblo uruguayo se las ingeniaba para citarse al día siguiente, a las cinco en punto, en lo que fue la gigantesca movilización del 9 de julio en repudio a la dictadura.

Walter Medina, tenía 16 años. Su padre era canillita, y Walter lo ayudaba en el reparto en Jacinto Vera.

Era estudiante del Liceo 17, donde sus compañeros le decían “El Abuelo”, porque cada vez que alguno tenía un problema o andaba en busca de un consejo, recurría a Walter, que con su sensibilidad, siempre tenía una palabra justa, que dejaba ver su condición humana de gurí que conoce los problemas de los otros y los siente como propios, con esa filosofía que enseña la lucha, en todos los aspectos de la vida, la lucha por sus ideales de un mundo mejor; y también la lucha cotidiana, del trabajo, de la familia humilde y la calle de barrio.

Ese 8 de julio, de la Huelga General, del titular de “El País”, de las amenazas de los tiranos, del gol de Morena, de la voz corriéndose por lo del día siguiente, también estaba en los preparativos de esa movilización, en la resistencia a la dictadura. Ese 8 de julio, fundió un crayón y salió a pintar “consulta popular”, en los muros de Piedras Blancas, su barrio.

Un oficial vestido de particular le dio un balazo por la espalda, la versión oficial dice/miente que Walter Medina murió en un enfrentamiento.

Cuentan que, el 9 de julio, su hermano –al que le decían “el Pitingo”- estuvo en el mitin como miles y miles de uruguayos que se manifestaron en contra de la dictadura. Luego, cuando llegó el momento de dispersarse, porque los militares emprendieron una represión tremenda ante esa movilización; Pitingo volvió a su lugar de ocupación, en la Facultad de Química, donde encontró la noticia, escrita en un pizarrón, de que su hermano había muerto y que al día siguiente se realizaría el sepelio.

Walter Medina, un adolescente de 16 años, fue el segundo mártir de la resistencia al golpe, durante la Huelga General. Su pecado: pintar un muro pidiendo porque la voz del pueblo fuese escuchada.

Un joven estudiante, laburante, pintor y poeta; dejó, además del ejemplo de lucha y solidaridad, algunos versos de humanidad, como éstos: “Todavía quedan/niños tragando basura/muchachas vendiendo sus cuerpos/jóvenes de futuro vencido/hombres con trabajo forzado./ Todavía quedan/combatientes de conciencia clara/jóvenes destellando en rebeldía/modestos héroes trabajando/esfuerzos para templar el hombre nuevo./ Por eso todavía/quedan esperanzas esperando/que todo cambie, luchando/rompiendo el muro imperialista/para ser humanos definitivamente.”

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Ramón y Walter: mártires estudiantiles de la Huelga General

  1. Pingback: Hoy se cumplen 42 años de la muerte de Ramón Peré | LiberArce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s