Tarda pero llega: Justicia por el asesinato de Nibia Sabalsagaray. Dalmao condenado a 28 años de prisión

935250_10201019083868618_1620407745_nNibia Sabalsagaray tenía 28 años. Era militante de la UJC  y estudiante del IPA. El 27 de junio de 1974 fue detenida. A las dos de la mañana,  los militares se la llevaron de su casa. Nibia murió en el Batallón  de Transmisiones N° 1, ese mismo 27 de junio. Al mediodía, le informaron a su familia de su muerte, argumentando un presunto suicidio. Le entregaron a la familia el féretro con el cuerpo de Sabalsagaray; pero con la prohibición de abrirlo.

Esta prohibición no es respetada, y la familia, con la ayuda del entonces estudiante de Medicina, Marcos Carámbula, constata las numerosas heridas en el cuerpo de Nibia producto de la tortura y la imposibilidad de que las heridas en su cuello pueda habérselas  provocado ella misma.

Nibia era comunista, hija de obreros, y es recordada, entre otras cosas, por su brillantez. “Tan brillante era que faltando un profesor para el grupo de cuarto año, el Director del Liceo me pide un nombre para ocupar este puesto y yo le digo que para mí Nibia es la persona idónea pero existe un inconveniente, no tenía 18 años, de manera que el Consejo de Enseñanza Secundaria le da un permiso especial y ella es profesora de Literatura en Colonia Valdense a los 17 años”, recuerda uno de sus profesores, Omar Moreira.

La justicia dictaminó ayer la condena del General Miguel Angel Dalmao  por el asesinato de Nibia Sabalsagaray. También fue juzgado responsable del homicidio el coronel retirado José Chialanza.

Los 28 años de prisión para Dalmao son otra victoria de la verdad y la justicia en el Uruguay, que a pesar de las piedras en el camino y  los silencios cómplices se abren paso y seguirán haciéndolo, mientras mantengamos viva la luz de la memoria, mientras sigamos luchando, tapando la calle, como lo haremos el próximo 20 de mayo reclamando por Verdad y Justicia.

 

“Ellos aquí trajeron los fusiles repletos

de pólvora, ellos mandaron el acerbo exterminio,

ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba,

un pueblo por deber y por amor reunido,

y la delgada niña cayó con su bandera,

y el joven sonriente rodó a su lado herido,

y el estupor del pueblo vio caer a los muertos

con furia y con dolor.

 

Entonces, en el sitio

Donde cayeron asesinados,

Bajaron las banderas a empaparse de sangre

Para alzarse de nuevo frente a los asesinos.

Por estos muertos, nuestros muertos

Pido castigo.

 

Para los que de sangre salpicaron la patria,

Pido castigo.

Para el verdugo que mandó esta muerte,

Pido castigo,

Para el traidor que ascendió sobre el crimen

Pido castigo.

 

Para el que dio la orden de agonía,

Pido castigo.

Para los que defendieron este crimen,

Pido castigo.

 

No quiero que me den la mano

Empapada con nuestra sangre.

Pido castigo.

 

No los quiero de embajadores,

Tampoco en su casa tranquilos,

Los quiero ver juzgados,

En esta plaza, en este sitio.

Quiero castigo.”

Pablo Neruda

Un pensamiento en “Tarda pero llega: Justicia por el asesinato de Nibia Sabalsagaray. Dalmao condenado a 28 años de prisión

  1. Era una adolescente, le arrebataron la vida en medio de la humillación y del dolor. Está bien que la justicia se expida, al menos para pensar que hay alguna justicia. Pero a ella, nadie le devuelve la juventud y toda su vida y sus sueños por vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s