1º de mayo: los trabajadores reclamaron una nueva etapa de cambios

577593_500357330019170_1412077581_nEl acto del día de los trabajadores desbordó la Plaza 1º de mayo, en la mañana de ayer.

La Central única de trabajadores del Uruguay, el PIT-CNT, reclamó por una nueva etapa de cambios de cara al pueblo, entre muchos planteos, recalcó la necesidad del desarrollo industrial del país, exigió que se apresure la suba de los salarios para que ningún trabajador gane menos de 10.000 pesos,  y afirmó que, de parte de los trabajadores, no habrá “ni un voto a la baja”.

Este 1º de mayo no era uno más, se enmarcaba en los 40 años de la gloriosa Huelga General ante la dictadura en el 73 y, además, se cumplían 30 años del acto del 1º de mayo del 83, que marcó la contraofensiva de masas que terminó por derrumbar a la dictadura. Por tanto, un elemento siempre presente fue el pedido de Verdad y Justicia, para que los crímenes de la dictadura fascista no queden impunes.

Noches en vela

417862_500353843352852_384522945_nPodríamos decir que el 1º de mayo comenzó el 30. Los estudiantes de la FEUU, el movimiento estudiantil y los jóvenes del PIT-CNT, se propusieron realizar una vigilia con distintas actividades en torno a la consigna histórica que resumiera el pueblo uruguayo ya en la década del 50: “OBREROS Y ESTUDIANTES, UNIDOS Y ADELANTE”.

Se realizaron charlas con dirigentes históricos del movimiento obrero y el movimiento estudiantil, para luego pintar un pasacalle de 35 metros en la Plaza 1º de mayo; y terminar con la proyección de documentales en el lugar donde se desarrolló la vigilia, el local de FOEMYA, sindicato de los molineros.

Los trabajadores y los cambios

El acto comenzó a las 10 hs. con un espectáculo musical, luego siguió la tradicional parte oratoria, iniciada por Mercy Rodríguez, de la Convención de Trabajadores de Cuba (CTC). Le siguió la coordinadora del PIT-CNT,  Beatriz Fajián, que hizo hincapié en las transformaciones en materia de salud, de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, de la ley maternal, entre otras reivindicaciones de la Central en materia de género.

También habló sobre el proyecto de bajar la edad de imputabilidad que sostiene la derecha, a partir de una proclama de los jóvenes del PIT-CNT, que decía “ni un voto a la baja”.

Luego tomó la palabra de Marcelo Abdala,  del Ejecutivo del PIT-CNT, que comenzó recordando los 40 años de la Huelga General y el 1º de mayo de 1983, cuando los trabajadores bajo la consigna “ni un minuto de tregua a la dictadura” se las ingeniaba, en las condiciones más difíciles de lucha, para lanzar una contraofensiva junto a todo el pueblo uruguayo que logró herir de muerte a la dictadura.

164216_500359336685636_1068219337_nAbdala, recalcó que la clase obrera “no pelea solo la suya” y que “extiende la mano para concretar los  avances para el pueblo”. Así, reafirmó la necesidad del desarrollo industrial, del cambio de la matriz productiva, de aplicar un plan de compras púbicas, de erradicar los salarios inferiores a 10.000 pesos, entre muchos planteos que forman parte de la plataforma programática de los trabajadores.

También mencionó la importancia de ampliar el Programa de Vivienda Sindical que involucra ya a 15.000 familias en el proyecto de la  vivienda propia, así como de profundizar el Programa de Apoyo al Egreso que tiene trabajando a los menores bajo medidas penales del INAU, insertándolos en la sociedad y no encerrándolos como propone la derecha.

El cierre de la oratoria estuvo a cargo del histórico dirigente sindical, Richard Reed, quien había sido parte de la oratoria en el acto del 83. En un enérgico discurso, Reed habló sobre la necesidad de seguir luchando, de que los jóvenes tomen como antes la bandera del sindicalismo,  con orgullo de ser laburantes y de luchar por los más desposeídos.

A continuación, remarcó la necesidad de seguir luchando por Verdad y Justicia: “cómo seguir construyendo país, cómo construir sociedad, igualdad, con la decisión espantosa que nos da  la Suprema Corte de Justicia”

“Salud a los que luchan por su salario (…), este año hay 500.000 trabajadores que definen su sueldo en los Consejos de Salario, no podemos llegar a 2014 con trabajadores ganando 12 o 13 lucas” -sostuvo Reed-.

Ya en el final, afirmó que “el sindicalismo es el escudo de los débiles” y terminó diciendo: “confiemos en el sindicato, confiemos en los trabajadores, confiemos en los que luchan”

Luis del Puerto

Fotos: Lois Artigas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s