La puerta quedó abierta: Entren los que quieran

DSC_2391Mil quinientos jóvenes de todas partes del país acampando. Pero fue mucho más que eso. Mil quinientos jóvenes pensando, intercambiando experiencias e ideas, reencontrándose con la solidaridad, con la certeza de que la solución está en todos, se construye entre todos, con la voz, la lucha y la organización de todos.

La propuesta del campamento, como lo adelantaba la consigna en la convocatoria, era sencilla: Entren los que quieran; y entraron muchísimos jóvenes que quisieron discutir e intercambiar en torno a la solidaridad; entraron los que quisieron opinar y debatir acerca de la educación, la vivienda, la salud; entraron los que quisieron proponer y escuchar de cara a la democratización de los medios de comunicación, sobre la diversidad sexual. También los que quisieron aportar y buscar soluciones alternativas para que no triunfe la represión, para que la infame iniciativa de bajar la edad de imputabilidad no se concrete; los que creen que se debe incluir, luchar por la igualdad de derechos; los que reconocemos que la salida es con trabajo digno y educación, como lo están llevando adelante el PIT-CNT junto al INAU.

DSC_2394Y así, se juntaron en Atlántida jóvenes de todos los departamentos del país, de diferentes barrios, jóvenes trabajadores, estudiantes, gurises de diversas organizaciones sociales, de clubes deportivos, de radios comunitarias, etc. En toda esa cantidad de experiencias, en las variadas expresiones juveniles que nucleó este campamento, se produjo una riqueza enorme a la hora de los intercambios. Pero había un punto en el que todos confluían: la necesidad de participar, de organizarse, de construir juntos en nuestra diversidad, de involucrarse en la respuesta colectiva a los problemas de la sociedad para transformarla. Nada menos.


DSC_2537Además de compartir talleres y charlas, mates e ideas, se compartió la cultura. La noche del sábado, en el centro de la ciudad, se realizó un espectáculo artístico, que tuvo como cierre la presentación del dúo Larbanois-Carrero. También se vieron en el escenario artistas de reggae, cumbia, y más. Hubo además, en el campamento; teatro, tambores, fútbol, baile y malabares.

De esta forma, los jóvenes uruguayos demostraron que es posible unirse, tomar la iniciativa, hacerse escuchar. Durante años y años, nos han dicho que no nos conviene involucrarnos. Los medios de comunicación y los señores funestos que los manejan, invitan al ‘hacé la tuya’, a consumir, a pasarle por arriba al que tengamos al lado. Estos dinosaurios han puesto la mira sobre la juventud, han buscado y buscan que los jóvenes estén divididos, por si sos del interior o de la capital, si vivís en tal barrio o este otro, si te gusta tal o cual música, si sos un obrero joven o estás estudiando, por la orientación sexual, raza, si crees en religiones o no, y un larguísimo etcétera. Han querido separar a la juventud en tribus, cada uno por su lado, y si no se comunican, si ni siquiera se encuentran, tanto mejor.

En eso han invertido muchísimo esfuerzo, dólares, mensajes repugnantes y, si hacía falta, algún que otro palazo.

Los cálculos les están saliendo mal.

Luis del Puerto

Fotos: Valeria  Amaro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s