Entrevista con Julio Chirino, embajador de Venezuela en Uruguay, tras la muerte de Hugo Chávez

Julio-Chirino1Tras la noticia de la muerte del Comandante Hugo Chávez, Líber Arce entrevistó al embajador venezolano en Uruguay, Julio Chirino. Con él repasamos ideas, acciones y legado del líder político más importante de las últimas dos décadas de Venezuela y su revolución bolivariana, siendo además uno de los personajes más gravitantes en la nueva hora latinoamericana; hora en la que nuestros relojes parecen no querer sincronizarse obedientes con los del norte.

Julio, ¿cuál fue su primera reacción ante la muerte del Comandante Hugo Chávez?

Un dolor enorme. Por el individuo y por el colectivo; por el significado político, por ser el líder, el orientador, el que nos abrió los ojos en relación a muchas cosas en nuestro país y en el mundo. Por eso es que uno no podía contener lágrimas cada vez que venía gente a la embajada a expresar su solidaridad, sobre todo gente humilde. Uno no conocía, hasta su muerte, toda la trascendencia, todo el cariño que le tenía la gente de aquí. A partir de esas demostraciones fue que nosotros en la embajada comenzamos a nombrarlo como el comandante de los humildes, precisamente por eso de no haber cambiado nunca su esencia de hombre humilde; pero oneroso con las ideas revolucionarias, transformadoras. Eso en nuestro país permitió avanzar de un modo diferente en un muy corto tiempo y también en América Latina logró que se haga sentir una voz diferente y jugar un rol importante en el mundo, pero firme con nuestro modo de pensar.

¿Cómo han recibido las diferentes muestras de solidaridad del pueblo uruguayo?

Han sido muchísimas, algo enorme. Podemos hablar de muchísimas personas y organizaciones. Todas las muestras de condolencia, afecto, de acompañamiento al pueblo venezolano. También hubo una gran manifestación, convocada por los trabajadores del PIT-CNT, el Frente Amplio y muchas otras organizaciones políticas y sociales; que fue un acto multitudinario de adiós y de toma de las banderas que llevaba el presidente Chávez. Ese acto representó para nosotros la expresión de que el dolor que sentíamos los venezolanos también lo compartían los pueblos hermanos, y el uruguayo sobre todo fue muy solidario en este sentido.

Nadie puede negar que hay un antes un después de la llegada de Chávez a la política en Venezuela, en su opinión, ¿cuáles fueron los cambios más importantes que dejó su presencia éstas dos décadas?

Su importancia radica en haber planteado respuestas transformadoras radicales; en nuestro país nadie pensaba en el socialismo hasta que lo retomó el presidente Chávez. En este sentido, su principal obra en Venezuela es haber reavivado un sentimiento nacional vinculado a lo que fue la gesta y el pensamiento de Simón Bolívar, en ver que era necesario continuar ese proceso con sus ideas fundamentales como la integración latinoamericana, entre otras. Él apuntaba a un país donde, de una vez por todas, el capitalismo basado venta petrolera se transformase a un modelo productivo fundado en otros principios, con la solidaridad, la equidad y la justicia como elementos centrales de esa construcción. Esto cambió completamente la forma de hacer política en Venezuela, en nuestro país hasta entonces cuando se decía política la gente pensaba en gente corrupta y de corbata; Chávez comenzó a hacer política con la gente y para la gente, y el pueblo se incorporó en la política. Esto implicó que sociedad venezolana tenga una madurez diferente en el ejercicio de la política y la participación. También nos enseñó a tener una voz propia en el mundo, ya no tenemos que adaptarnos a lo que nos dicen del norte sino que nos guiamos por nuestra concepción. Todo eso en 14 años de gestión de gobierno, algunos muy complejos, con golpes de Estado de por medio.

Embajador, ¿cómo visualiza la continuidad de la revolución bolivariana luego de Hugo Chávez?

El presidente Chávez fue, en realidad, un maestro. Un hombre que era capaz de estar doce horas al día explicándole a la gente de la forma más sencilla las realidades más complejas. Si no se hubiese generado ese proceso que sembró semillas, que hizo que el pueblo tenga una conciencia más fuerte, que intervenga sumándose en estructuras como son los consejos comunales, donde la población construye directamente la solución a sus problemas. Hoy tenemos una realidad en Venezuela que nos marca que todo el mundo discute política, el debate es muy amplio y muy profundo. Así que a partir de esa solidez que da este apoyo popular, sabemos que la Revolución Bolivariana va a seguir creciendo.

Mirando hacia el futuro, ¿cómo le parece que van a seguir las relaciones de Venezuela con los pueblos de América Latina?

En el marco del respeto de nuestras diversidades, Venezuela quiere seguir avanzando en la consolidación de una región integrada, sabiendo que debemos cooperar entre nosotros y trabajar conjuntamente. Nosotros vemos que debemos avanzar porque en el mundo que hoy vivimos, si seguimos en el camino del capitalismo salvaje estamos convencidos que vamos -como decían el presidente Chávez y Fidel por mucho tiempo- “hacia el fin de nuestra existencia”, por lo tanto tenemos que generar conciencia también en ese sentido. Así que; que América Latina siga contando con la Revolución Bolivariana, como la Revolución Bolivariana cuenta, primero y ante todo, con los pueblos de América Latina.

                                                                                                                                                                                                         Charly Gentile  y Luis del Puerto

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s