Súper Julio vs. los chacales transnacionales

julio cortazarEn un texto intenso y hermoso el escritor Julio Cortázar contesta a las agresiones que los medios masivos de comunicación, y algunos intelectuales latinoamericanos y europeos, lanzaron contra la Revolución Cubana. Agresiones que aprovechando un hecho aislado buscaron desprestigiar todo el proceso emancipador que se estaba dando en la isla del Caribe. La Policrítica en la hora de los chacales es una defensa de ese proceso y al mismo tiempo, un alegato a favor de la crítica sincera y fraterna de quien ve fallas y las dice para que se supere lo que puede estar mal, dentro de lo que va en una buena dirección.

 La Responsabilidad del escritor

Cuando Cortázar visitó Cuba por primera vez en 1961, su vaga idea de un futuro socialista se encontró con la realidad concreta, y es allí donde emerge su compromiso de lucha por el socialismo latinoamericano y su solidaridad con el proceso revolucionario de la isla.

Esto lo hace reflexionar sobre el papel del intelectual latinoamericano y lo lleva al concepto de la responsabilidad del escritor:

“…porque si alguna vez se pudo ser un gran escritor sin sentirse partícipe del destino histórico inmediato del hombre, en este momento no se puede escribir sin esa participación que es responsabilidad y obligación…Ya no es posible respetar como se respetó en otros tiempos al escritor que se refugiaba en una libertad mal entendida para dar la espalda a su propio signo humano, a su pobre y maravillosa condición de hombre entre hombres, de privilegiado entre desposeídos y martirizados” (carta a Roberto Fernández Retamar, 10 de mayo, 1967).

Como le dice a Retamar en la misma carta: “En última instancia tú y yo sabemos que el problema del intelectual contemporáneo es uno solo, el de la paz fundada en la justicia social…”

El origen de la Policrítica

En marzo de 1971 es detenido en La Habana Heberto Padilla, un poeta antirrevolucionario; 38 días después es liberado y lee en público su Autocrítica. La prensa internacional mintió descaradamente, hablando de torturas y maltrato. Nada de eso ocurrió.

cortazar_trompeta_grandeVarios intelectuales latinoamericanos, algunos de los cuales habían apoyado en distintos grados la Revolución Cubana, se quejaron, Vargas Llosa el primero, con un espíritu de corporación. Hubo una primera carta enviada a Fidel, donde se preguntaba por las razones del arresto de Padilla de manera respetuosa. Cortázar firmó la primera carta. La segunda carta la firman 62 intelectuales latinoamericanos y franceses, acusa a la revolución de estalinismo, con un uso al menos dudoso de ese término, y rompe con ella; Julio no firma esa carta y responde con un poema de 214 versos de una gran hermosura al que llamó Policrítica en la hora de los chacales y fue publicado en el nº 67 de la revista cubana Casa de las Américas, que era dirigida por su amiga Haydée Santamaría.

El texto

El chacal es un animal carroñero; aquí es identificado con el imperialismo y con los medios masivos de comunicación a su servicio, quienes dijeron en esta oportunidad que Julio se distanciaba de Cuba y manipularon la información contra la revolución. Por eso el Cronopio empieza su poema diciendo:

De qué sirve escribir la buena prosa,

de qué vale que exponga razones y argumentos

si los chacales velan, la manada se tira contra el verbo,

lo mutilan, le sacan lo que quieren, dejan de lado el resto,

vuelven lo blanco negro, el signo más se cambia en signo menos,

los chacales son sabios en los télex,

son las tijeras de la infamia y del malentendido,

manada universal, blancos, negros, albinos,

lacayos si no firman y todavía más chacales cuando firman,

de qué sirve escribir midiendo cada frase,

de qué sirve pesar cada acción, cada gesto que expliquen la 

Conducta

si al otro día los periódicos, los consejeros, las agencias,

los policías disfrazados,

los asesores del gorila, los abogados de los trusts

se encargarán de la versión más adecuada para consumo de

inocentes o de crápulas,

fabricarán una vez más la mentira que corre, la duda que se

instala,

tierra nuestra

que abre su diario y busca su verdad y se encuentra

con la mentira maquillada, los bocados a punto, y va tragando

baba prefabricada, mierda en pulcras columnas, y hay quien

cree

y hay quien olvida el resto, tantos años de amor y de combate,

porque así es, compadre, los chacales lo saben: la memoria es

falible…

Y poco después, al rechazar la mentira y afirmarse en su verdad, dice:

Y el que espera otra cosa, la defensa o la fina explicación,

la reincidencia o el escape, nada más fácil que comprar el diario

Made in USA

y leer los comentarios a este texto, las versiones de Reuter o

de la UPI

Donde los chacales sabihondos le darán la versión satisfactoria,

donde editorialistas mexicanos o brasileños o argentinos

traducirán para él, con tanta generosidad,

las instrucciones del chacal con sede en Washington,

las pondrán en correcto castellano, mezcladas con saliva nacional

con mierda autóctona, fácil de tragar.

No me excuso de nada, y sobre todo

no excuso este lenguaje,

es la hora del Chacal, de los chacales y de sus obedientes:

Los mando a todos a la reputa madre que los parió,…

Luego menciona a los puros, los intelectuales que habían dado su apoyo a Cuba desde sus escritorios de París, los que en verdad nunca estuvieron más que como los adherentes a una moda, los que:

…ven cambiar ese modelo

que imaginaron por su cuenta y en sus casas, para dormir

tranquilos

sin hacer nada, sin mirar de cerca, la luna de miel barata con su isla

paraíso

Lo bastante lejana para ser de verdad paraíso

Y que de golpe encuentran que su cielito lindo les cae en la

cabeza.

Tienes razón Fidel: sólo en la brega hay derecho al

descontento,

sólo de adentro ha de salir la crítica, la búsqueda de fórmulas

mejores,…

 

Su amor a Cuba es suficiente para tener la humildad de tratar de entender, para saber que un escritor no es más que eso, y que jamás puede ser más importante su palabra y su acción que la palabra y la acción de un pueblo que lucha por su libertad:

…Todo escritor, Narciso, se

masturba

Defendiendo su nombre, el Occidente

lo ha llenado de orgullo solitario. ¿Quién soy yo

frente a los pueblos que luchan por la sal y la vida,

con qué derecho he de llenar más páginas con negociaciones y

opiniones personales?

Si hablo de mí es que acaso, compañero,

allí donde te encuentran estas líneas,

me ayudarás, te ayudaré a matar a los chacales,

veremos más preciso el horizonte, más verde el mar y más

seguro el hombre.

Y por eso es que puede ser franco con Cuba, explicando que su crítica es amiga y no enemiga, pero tiene que hacerla porque la considera su deber revolucionario:

Y así es, compañeros, si me oyen en La Habana,

en cualquier parte,

hay cosas que no trago,

hay cosas que no puedo tragar en una marcha hacia la luz,

nadie llega a la luz si saca a relucir los podridos fantasmas del pasado,

…Por eso, compañeros, sé que puedo decirles

lo que creo y no creo, lo que acepto y no acepto,

Está es mi policrítica, mi herramienta de luz,…

 

Finalmente, el amor sigue intacto y más fuerte que nunca, sólo hace falta conversar, escucharse, para seguir peleando hombro con hombro por el futuro:

Y te busco la cara, Cuba la muy querida, y soy el que fue a ti

como se va a beber el agua, con la sed que será racimo o canto.

Revolución hecha de hombres,

llena estarás de errores y desvíos, llena estarás de lágrimas y

ausencias,

pero a mí, a los que tantos en horizontes somos pedazos de

América Latina,

tú nos comprenderás al término del día,

volveremos a vernos, a estar juntos, carajo,

contra hienas y cerdos y chacales de cualquier meridiano,

contra tibios y flojos y escribas y lacayos

en París, en La Habana o Buenos Aires,…

así yo sé que un día volveremos a vernos,

buenos días, Fidel, buenos días, Haydée, buenos días mi Casa,

mi sitio en los amigos y en las calles, mi buchito, mi amor,

mi caimancito herido y más vivo que nunca,

yo soy esta palabra mano a mano como otros son tus ojos o tus

músculos,

todos juntos iremos a la zafra futura,

al azúcar de un tiempo sin imperios ni esclavos.

A ese tiempo vamos, con Cuba, con Venezuela, con los gobiernos progresistas de América Latina y con todos sus pueblos, venceremos nuevamente Julio, porque la hora de los chacales está llegando a su final y ellos lo saben y nosotros lo sabemos más que nunca. Y vos que estás leyendo esto también lo sabés, festejarás un nuevo tiempo sin chacales, reiremos juntos: El día nace.

Santiago Manssino Young

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s