LiberArce entrevista: La Teja Pride

DSC_0748 copiaUna peculiar banda montevideana comenzó su camino por el año 97 y es hoy una referencia clara del circuito musical alternativo. En la mezcla de influencias diversas, aparece mucho hip hop, un poco de reggae, otro tanto el rock, algún criollismo y más.

Entre la música y el compromiso social: ésta es la entrevista de LiberArce con Leo, de La Teja Pride.

-Contános un poco sobre la banda: ¿Qué estilo de música tienen? ¿Por qué lo eligieron?

-La Teja Pride empezó hace 14 años, en el 97, en La Teja, vivíamos todos ahí y escuchábamos rap. Casi todos éramos hijos de exiliados y bastante gnómicos. Íbamos al liceo 22 la mitad, la otra mitad iba al 38 y empezamos a hacer música con una computadora que ya para esa época era vieja, una Commodore -amiga- 2200 y siempre nos dio por meterle mano a la tecnología. Ninguno era músico, pero todos teníamos una idea de cómo enchufar y hacer ruido con eso. Era una computadora que se conectaba al televisor. Yo sampleaba discos de mis viejos. Mis viejos tenían discos de música clásica rusa, Marley y no se que más y le fuimos destrozando los discos. Y empezamos a hacer eso porque nos gustaba como sonaba, en esa época teníamos muy poco acceso a un montón de cosas, pero habíamos escuchado algunas cosas, principalmente en Buenos Aires y nos habían súper copado. Nos gustaba eso de la métrica casi matemática en el ritmo es como un loop ¡Pum, pum, pah!, más que arte, era como hacer un producto industrial; nos re copaba eso y empezamos con la Teja Pride. El nombre era una burla, porque había tres o cuatro que hacían Hip-hop que tenían nombres en inglés, nosotros pusimos un nombre en inglés que está mal escrito, sería “La Teja`s Praid” y unas cosas que no combinaban y empezó como una burla y en realidad después quedó y chau. Después ya no se le podía cambiar el nombre y de esos cuatro que empezamos, quedamos dos solamente. Uno duró hasta el año pasado, el tercero digamos. Empezamos todos siendo adolescentes y ahora tenemos 30…

-¿Y cómo fue el inicio? ¿Empezaron a vincularse con el barrio en principio?

 

– Si, imaginate ¿no? En los 90´, apertura económica, libre asociación de los mercados, neoliberalismo… Era una situación bastante complicada. Yo me acuerdo que mi viejo -que trabajaba en la “contru”- nos compró una computadora a mi hermano y a mi, diciendo “bue… con esto les salvo el futuro, van a aprender a usar esta maquinita y en 10 años todo se va a saber con ella” y no, entonces teníamos un futuro bastante oscurito, al final empezamos a armar música, precisábamos plata, conseguimos laburo, entramos a trabajar en Mc´donalds mi hermano y yo, con eso compremos el sampler que nos faltaba, trabajamos cuatro años y medio, con el despido termine comprando un sampler nuevo y me fui a Cuba, que en esa época era súper raro… Bien, empezamos a tocar en el barrio, principalmente en el Paso Molino y en algunos lugares de La Teja y era como que había que conquistarse un lugar donde pasar la música, lo que hicimos fue empezar a salir en una radio comunitaria y empezamos a hacer un programa, no para pasar nuestra música sino para pasar música que nos gustara, nos caían casettes de por ahí, invitábamos a pibes a hablar y como que fuimos construyendo nuestro espacio y en la misma medida, fuimos tratando de conseguir lugares para tocar, también empezamos a tocar en lugares no convencionales, que eso fue como algo súper distintivo al principio de la banda, porque si bien hay un circuito de rock, nunca entramos de todo en él, y nada, hicimos un montón de toques, por ejemplo, me acuerdo de una fábrica en Nuevo París hasta intentos de centro cultural que nunca llegaron a nada o duraron un rato nomás, se cayeron, hasta cosas que hacíamos para radios comunitarias que era tocar en la azotea cuando la gente pasaba y se quedaba parada escuchando, pero ta, así fueron los primeros años.

 

-¿Cómo ves vos la movida cultural en el país y particularmente la movida cultural de los jóvenes? Vos decías que tuvieron que construirse un espacio supongo que hay obstáculos, además del económico, también existen otros…

 

–          En Uruguay la movida cultural se caracteriza por cierta gerontocracia, uno es joven hasta los cuarenta, parece casi ridículo, hasta los 33 seguís siendo una promesa (risas). En la cultura esto se manifiesta fuertemente y se ve mucho en la cultura institucional, no la cultura de las instituciones sino esa cultura que esta más arraigada. Y es muy difícil encontrar lugares para hacer cosas diferentes o que de repente no entran en las categorías que ya están asignadas “los jóvenes son esto y listo” y esas categorías ya viene prefijadas y si vos haces algo un poco diferente… ya entrar en esas categorías es difícil y bueno si vos haces algo medio diferente ahí ya quedas como “¡opa! y este pibe raro de dónde salió”. Hay un cambio, yo creo que desde que ganó el Frente, a nivel cultural se hizo un cambio fuerte, en los 90´ era prácticamente imposible entrar en una radio que no fuera la X, de hecho yo me acuerdo a Berch Rupenian diciendo que él no pasaba música uruguaya porque el publico no la quería; lo mismo con lo que nos hacen ver, Tinelli y eso, no? Es algo como “nosotros pasamos lo que vende, lo que la gente quiere”, Canal 4 transmite inseguridad todo el día porque la gente compra eso, entonces parece que no es responsabilidad de los medios. A partir del gobierno del Frente hay un montón de planes de cultura, con problemas y con un montón de cosas que no están buenas, pero creo que hay una diferencia enorme, donde el Estado da ciertos apoyos que antes no existían y aparecen oportunidades, el Fondo de la Música, cosas así que antes no existían. También es cierto que tocar en Montevideo hoy es dificilísimo, no hay casi lugares para tocar…

Y hay lugares que únicamente son para el rock…

 

Si, igual uno se inventa y los transforma, pero son pocos lugares y hay un montón de bandas, de hecho hay un montón de músicos per capita en Montevideo, que esta re bueno, pero el problema es que es una ciudad que no está pensada para los  jóvenes, ni para bicicletas, ni para animales, etc.

 

-El país no esta pensado así, y sobre todo en su caso que hacen hip-hop que es un estilo que no esta muy arraigado culturalmente, ¿no?

 

-Claro, igual nosotros hacemos hip-hop, pero le ponemos muchas cosas nuestras. El hip-hop es algo que es medio como una esponja, de hecho surge del cruce del reggae, del funk, del soul y nosotros le ponemos un montón de cosas que hacen a nuestra identidad, capaz que no compartidas por todo el mundo pero si por un montón de gente, y de hecho los temas refieren a nuestra vida cotidiana o a nuestras reflexiones cotidianas.

 

-Bueno, estamos en este lugar, que se llama “Red de amigos de la Tierra”, estaría bueno que nos cuentes sobre algunas cosas que vi por ahí, en cuanto al plan Irsa, en cuanto a la energía nuclear , ¿de qué tratan?

 

-Bueno, es una organización ambientalista que trabaja en varios temas principalmente en el comercio, en el antineoliberalismo, o sea, cuando se habla de comercio se habla de eso; también en el tema de la energía, en semillas que lo que se intenta es que se preserven las semillas originarias y tratar de frenar el avance de los productos modificados por el agronegocio, que básicamente es el monocultivo de un producto, por ejemplo la soja, solo soja en miles de hectáreas. que además precisan veneno para matar todas las plantas del medio en donde se cultive. Bueno, luchamos contra eso. Yo acá trabajo en comunicación, yo edito audio y trabajo en energía, de formación soy sociólogo, deformación separada (risas).

-Bueno, y con esto de estar vinculados con lo que pasa en su entorno, ustedes participaron en un toque por la anulación de la Ley de caducidad de nuestro sistema jurídico, organizado por la Juventud Comunista,  y hace unos días se voto en senadores una ley interpretativa que la dejaría sin efecto, este tema también viene de un plebiscito por la anulación de dicha ley en el cual no se llego a la mayoría, lo cual genera dudas y criticas. ¿Qué opinión tienen vos y la banda (si podés hablar por ellos) en lo referente a este tema?

 

–     Creo que la solución que se alcanzó no es la óptima, pero es necesaria, hay que sacar esa ley que es terrible, de hecho en el plebiscito pasado votó el 47% de la gente, el resto no votó, es una ley sumamente injusta, estamos hablando de los derechos humanos. No es la mejor solución, pero es la solución que se encontró, yo creo que hay responsables claros y básicamente es el Frente Amplio, hay sectores que pelearon mucho por la anulación de la Ley de Caducidad, sin duda, el PVP, el PCU, el NUEVO ESPACIO, pero hay sectores que no hicieron nada, yo creo que las reacciones de Huidobro o de Rosadilla no son de ahora, yo creo que hicieron muy poco realmente para anular la Ley de caducidad, si es que hicieron algo, y cuando vimos el mandato de salir a pelearla, se llegó porque el PIT-CNT juntó 100.000 firmas en un mes, había un montón de gente metida en eso. El plebiscito además estaba metido en medio de la contienda electoral y no había una papeleta por el No. Pero se encontró una salida para que se anule esta ley nefasta, terrible, que no podemos seguir viviendo con ella. Era algo que no podía seguir existiendo, era una vergüenza nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s